miércoles, 26 de abril de 2017

“¡Tenga usted buenos días, señor cuervo, mi señor…!”




Ahora que ya se publicitan viajes a la Luna e incluso a Marte se encuentra uno con que los animales, un día sí y otro también, acaparan las portadas de nuestros periódicos,  ya sean osos,  jabalíes, lobos, perros, gatos…y que en algunas ciudades se han convertido en símbolos de la misma, como  ocurre en Oviedo con el  perro  Rufo ,   y esto que puede parecernos nuevo  es tan antiguo como la vida misma y el mejor ejemplo nos lo proporcionan Esopo y Fedro con sus “Fábulas”, pequeños relatos donde los protagonistas son animales y de las que se extrae una enseñanza práctica para la vida humana de todos los tiempos y lugares, y basta para ello recordar también las del   francés La Fontaine (s.XVII) o a las de los españoles  Iriarte y Samaniego en el XVIII. También en la actualidad y en el cine los animales tienen una importante cuota de poder y con frecuencia se convierten en protagonistas de películas de alto contenido moral y reivindicativo como  “Animales en lucha”, o  la necesidad de proteger el medioambiente y luchar contra el cambio climático, con unos diálogos de alto contenido moral y donde uno de esos animales lamenta que  “lo que el hombre no entiende es que lo que  le hace  a la tierra, se lo hace a sí mismo”.  

Hay muchos tipos de contaminación, pero a raíz de las portadas y noticias de estos últimos días donde la corrupción y el pelotazo vuelven a ser noticia, una de las que más urge combatir es  la contaminación moral que azota a la sociedad española que enfrenta a padres e hijos, mayores y jóvenes, y que amenaza con desestabilizar el propio sistema que nos hemos dado y convertir al hombre en un lobo carnívoro e insaciable.

El pasado 23 de abril, Día del Libro, preocupado y desolado por la situación que vivimos no sé por qué  me vino a la memoria una vieja fábula de Samaniego que había leído de niño en mi Libro de Literatura  que se titulaba “El cuervo y el zorro”, que denunciaba como el hábil “zorro” se hizo con el “queso” del cuervo con una vieja técnica empleada por el ser humana en todas las épocas y que no es otra que la  del halago, la del elogio no merecido, la del cumplido, la de la vanagloria. ¿Cómo es posible que el cuervo no supiera que lo suyo es no cantar, que la naturaleza no le había dado ese don? Uno pensaba que después de tanta televisión y de tanto internet ya estábamos vacunados para este tipo de engaños, de timos, pero veo que no  y la culpa , pensando bien, la tiene la vanidad, la soberbia, el aplauso, el narcisismo…y es que como decía Edipo “La libertad del silencio es harta veces más dañosa a un rey y a su reino que la palabra misma”.   

                                           José Antonio Noval Cueto.


P.D Esta fábula con pequeñas variantes (“carne”,”queso”) fue  también narrada por Esopo y Fedro).¡Volvamos a los Clásicos!

jueves, 20 de abril de 2017

“¡Por insistir que no quede…!”


A pesar de los datos desoladores de índice de lectura y de la escasa preocupación que suscitan las Humanidades – recientemente se anunció la supresión de la asignatura de Literatura Universal el 2º de Bachiller – siempre que llega el Día del Libro o Día de Cervantes es obligatorio leer y escribir  unas letras, con la esperanza de evitar aún males mayores y sugerir la necesidad que tenemos todos de tener una cabeza formada e informada, y a ello contribuye la buena Literatura, que tiene entre sus funciones interpretar la vida, descifrarla, pero repito, la buena Literatura, no cualquier libro impreso.

Y es que a los muchos competidores que le han salido a la Literatura, (cine, televisión, videojuegos, internet, redes) se añaden  también la de aquellos editores desaprensivos  que con tal de vender  son capaces de editar panfletos o contenidos sin rigor , y todo ello en detrimento del buen nombre de la Literatura. Creo que es llegado el momento de proteger la especie: el buen libro. Siempre que veo uno de estos especímenes en las estanterías de alguna librería me entra una sensación de desamparo, de desolación,  de incomprensión al plantearme cómo puede ocurrir esto y  descubro con vergüenza que esta piratería incluso goza del aplauso de algunos supuestos intelectuales , amantes del buen yantar, que alaban sus excelencias , a cambio siempre de un suculento plato de lentejas, pero el mismo Cervantes que tiene respuesta para todo ya nos decía aquello de “Querer atar la lengua de los maldicientes es lo mismo que querer poner puertas al campo”.

En la visita que anualmente nos hace  Cervantes el 23 de abril, aniversario de su muerte, nos pide que no le olvidemos, que tengamos en nuestra biblioteca, salón o habitación de reposo un ejemplar del Quijote, su testamento literario. Se conforma con que este bien editado, en pasta fuerte o blanda, en papel suave al tacto y  letra e interlineado cómodos. No soporta  que sus lectores sufran para leer sus escritos, pues sabe que de ahí al desánimo hay un paso, y eso es algo que todo escritor evita. Nos aconseja que hagamos una lectura reposada, tranquila, constante, no excesiva. La dosis la pone cada uno, pero es bueno no abusar para facilitar la comprensión, quizás con  dos capítulos al día y con lapicero en mano, sea suficiente. Este libro es tan versátil que su contenido se ajusta a las edades del lector y a nadie defrauda, de ahí que haya lectores e incluso escritores que antes de empezar su tarea  leen su correspondiente capítulo del Quijote para que los encantadores  les abran las puertas de la imaginación.

Este año Cervantes se ha encontrado con la sorpresa, no sé si agradable o no para él, de que un catalán, ciudadano del mundo y no localista a la usanza del momento , de nombre Eduardo y de apellido Mendoza, hijo de fiscal, va a recibir el Premio que inmortaliza su nombre, el Premio Miguel de Cervantes 2017, en atención a sus muchos méritos en toda una vida entregada a la creación literaria y en defensa de una literatura de calidad, de la que estamos tan escasos. Decía  que no sabía si Cervantes se alegraría de ello y es que supongo que mencionar a Barcelona le  trae  agrios recuerdos, ya que  en esa ciudad empieza la decadencia y ocaso de su hijo  Don Quijote al ser derrotado por el Caballero de la Blanca Luna.

No tiene que sorprendernos que la ciudad más turística de España y con un gran legado cultural sea también una de  las más cantadas y narradas por los escritores como Carmen  Laforet, Mercedes Rodoreda,  Josep Pla… o por el mismo Eduardo Mendoza  que la ha hecho protagonista de novelas como “La ciudad de los prodigios” o “La verdad del caso Savolta” entre otras, quien con esa honestidad intelectual que le caracteriza  confiesa que para escribir artículos y teatro, prefiere el catalán, pero siempre que novela lo hace en castellano, y según él mismo confiesa lo hace porque el castellano tiene más registros. Plausible. Nada que objetar.

 En este combate desigual que la lectura tiene con otras alternativas de cultura, si es que a veces lo son, es de agradecer que  se recuerde la buena literatura del pasado y esperanzador que se premie la del presente, pues son la base de nuestra cultura , del mundo que nos sostiene, e imprescindibles para conocernos a nosotros mismos y a la sociedad que nos rodea.
                

                                            José Antonio Noval Cueto.    

martes, 18 de abril de 2017

“¡Felices Pascuas…!”



La vida va tan rápida  que uno habla , hace y no piensa, que uno oye y no escucha, que uno ve y no mira, y esa más o menos es  la explicación que yo encuentro a la reacción que ha provocado en mí el escueto mensaje que me envío mi amigo Antonio el pasado domingo o Domingo de Resurrección o de Pascua y que dice sucintamente:

-         ¡Felices Pascuas…!

Mentiría si dijese que es la primera vez que lo recibo o que es la primera vez que lo oigo, pero desconozco por qué ahora, cuando escribo estas letras y presumo ya de cierta edad-  si es que de algo se puede presumir-  esas palabras, tantas veces oídas, me han hecho pensar, entrar en su contenido y no es para menos, ya  que como dice San Pablo :”Si Cristo no  hubiera resucitado nuestra fe sería vana…”

Y esto ,últimamente, no es la primera vez que me pasa, y no sólo con las Sagradas Escrituras, sino también con textos que he leído y releído muchas veces, como cuando en la Segunda Parte del  Quijote, en los capítulos XLIII y LI respectivamente, éste le recuerda a Sancho  algunas pautas para ser buen gobernador de la ínsula Barataria y le dice:” En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho, lo  primero que te encargo es que seas limpio y que te cortes las uñas…no comas ajos ni cebollas…Anda despacio; habla con reposo pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo…no masques a dos carrillos…vístete bien; que un palo compuesto no parece palo…Sé padre de las virtudes y padrastro de los vicios…”. Normas que pasadas cuatrocientos años  aún siguen siendo de utilidad y que algunos de nuestros políticos no cumplen y basta darse un paseo por el Congreso o por el Parlamento regional para comprobarlo. Lo del ajo me cuesta más, no sé si por eso de la dieta mediterránea o porque el pollo al ajillo era una de las tapas preferidas en mi juventud .¡Qué bueno estaba el del Samoa!

Y  es que después del acopio de ramos, palmas, vestuario y repostería – tantos bollos o tartas diferentes como  comarcas y ciudades tiene España-  que blandimos en estas fechas es hora de plantearnos  y responder  por qué la Pascua es feliz, y en estos tiempos de creencia y de  increencia, de coherencia e incoherencia , de balcones y saetas , de olvidos y desprecios,   la única respuesta que encuentro me la proporciona un cronista de la época, inspirado por Dios, de nombre Juan, hoy San Juan, que en apartado 20,1-9, narra que una mujer de nombre María Magdalena, pecadora como todos nosotros, seguidora del Señor en los momentos más duros de su existencia y muerte, al amanecer de un 16 de abril de hace 2017 años y buscar consuelo ante su sagrada tumba ,  encontró el sepulcro  vacío, y después de la lógica consternación y desesperación  que le produce , pronto va a hallar la respuesta de boca del resucitado:

-      -   ¡María
-       -   ¡Rabboni! – responde ella.

A partir de ese momento la tristeza se convierte en alegría, la incertidumbre en certeza, la Pascua en felicidad, y es que son muchos los argumentos que avalan la tesis y expuestos por los teólogos más prestigiosos de todos los tiempos  , pero en aras de la brevedad y para que quede constancia del hecho  y de su importancia vais a permitirme como creyente que soy, con más defectos que virtudes, más padrastro de vicios que padre de virtudes , que acuda a San Juan Crisóstomo que en una de sus Homilías tuvo el acierto de decirnos  que : “ Gozad todos del banquete de la fe, que nadie se lamente de sus faltas porque el perdón ha brotado del sepulcro” , y si esto no era poco, aún nos dice “que nadie tema a la muerte porque la muerte del Señor nos ha librado de ella”. ¿Quién da más? ¿Qué podemos temer? ¿No estamos necesitados todos de esperanza ?¿Podemos vivir sin ella?...    Ahora ya entiendo porque el domingo de Pascua es alegría , sonrisa y canto; anticipo de la plenitud que invade Pola de Siero todo martes de Huevos Pintos, llueve, nieve o haga sol, colaboren o no vecinos y autoridades, y es que ese día, martes de Huevos Pintos siempre es único e irrepetible, y es que durante unas horas el corazón de Pola es el corazón de Asturias. ¡Que lata y siga latiendo es responsabilidad de todos! Esta es la humilde explicación que he encontrado al mensaje de mi amigo Antonio. ¡Ojalá pueda seros útil! Para ello sólo se necesita reconocer nuestras limitaciones y pedir ayuda,  comenzar de nuevo, que para Dios no hay nada imposible. Un saludo.

                                          ¡Felices Pascuas!


                                      José Antonio Noval Cueto

jueves, 13 de abril de 2017

“La asomatognosia …”



De todos es sabido que las palabras nacen, crecen, algunas se mantienen o  cambian de significado,  y otras, por diferentes motivos, mueren. La mejor 
prueba de esto que estoy diciendo nos lo proporciona el mismo Diccionario de la Real Academia, que debe ser reelaborado cada cierto tiempo. La última edición de 2014 contiene 93.111 vocablos, unas 8160 palabras más que la anterior edición de 2001. Un ejemplo evidente de lo que dijo nos lo ofrece Alex Grijelmo  con la palabra “azafata” que en el Diccionario de Autoridades de 1726  significaba: Oficio de la Casa Real , que sirve una viuda noble, que guarda y tiene en su poder las alhajas y vestidos de la reina.  Llámase  así por el “azafate” que lleva y tiene en las manos.

La palabra que titula este escrito puede que ni exista o que sea de uso muy exclusivo de una muy relevante  élite intelectual. Yo la leí , por primera vez y única, en la Carta nº6 del libro “Cartas al Rey”  de Emilio Romero, publicado en 1973, al  evocar la respuesta que había dado don Laureano López Rodó al periodista, político , filósofo  e ingeniero don Salvador Paniker  cuando éste le preguntó cuál era la peor enfermedad que podía tener un político y don Laureano sabio, versado, seguro y firme dijo: “La asomatognosia”. Término desconocido para el propio periodista que con la esperada honestidad intelectual replicó: ¿Qué enfermedad es esa? Y el interpelado contestó: “El desconocimiento de la propia posición en el espacio” o , traduzco yo, desconocimiento de la realidad… Recuerdo que esta entrevista aparece en uno de los libros de más éxito de don Salvador Paniker - fallecido precisamente  el pasado 1 de abril de 2017- , publicado en 1969 y que se titula “Conversaciones en Madrid”.

Han pasado casi cincuenta años, para ser más precisos, cuarenta y ocho, y uno sigue sorprendiéndose del desconocimiento geográfico y humano que tienen nuestros políticos, que a veces avanzan propuestas que van en contra del más elemental sentido común, pues querer mantener el presente y preparar el futuro sin conocimiento y respeto del pasado sólo nos lleva a la ruina, a la nada, y ejemplos de todo esto tenemos muchos en la vida española, donde nadie quiere remediar la catástrofe de las Humanidades, como si pudiera existir un pueblo sin historia y sin ideas, o cuando se propugnan o defienden propuestas tan ilógicas, tan fuera de lugar  como querer que Santiago de Compostela se integre en la red de ayuntamientos laicos, cuando la más elemental inteligencia reconoce lo que este ciudad debe y depende del Apóstol, por mucho que les pese a algunos, y mientras  llega a tal su incoherencia que presupuestan actividades para el próximo Xacobeo. Si esto ocurre a nivel nacional, otro tanto pasa a nivel local, donde se confunde el Cuera con el  Sueve, a don Fermín de Pas, magistral de la catedral con el Arcipreste de Hita, el pote con la fabada, y si esto ocurre a nivel de contenidos, qué no  ocurrirá a nivel de conciencias, cuando ni el ancho de vía ni la genética son elementos suficientes para diferenciar a hombres y mujeres , pues todo depende de las circunstancias, hasta la misma verdad, añorada y perseguida en otros tiempos, hoy se cuestiona, no se busca, no importa. Y la pregunta resumen que me hago es  si puede mantenerse  una sociedad con estos parámetros,  por muchas cámaras de vigilancia que nos demos…

Ahora que tanto se habla, a veces con fines torticeros,  de  memoria histórica, no viene mal reconocer las aportaciones que algunos estadistas, como este catedrático de Derecho Administrativo  ha hecho a la sociedad española, la de los planes de desarrollo, la de la llamada década prodigiosa, y es que  don Laureano tenía y una concepción original de la Política que a continuación   transcribo y que puede sernos útil ahora que ni para ceder terrenos a empresas nos ponemos de acuerdo, y es que decía que es : “El arte de resolver un problema sin crear otros mayores…”  Bueno sería tomar nota de esto  y evitaríamos muchos de los problemas que hoy asolan a España de hoy, en la que se premia más al mediocre, al hombre lavamanos , servil y sumiso que al singular, coherente, leal y decidido, y así no tiene que sorprendernos que los problemas se amontonen, sin solución, por muchas inversiones que se prometan, pues la verdad, como dice algún experto político, es que falta nivel.

Si con cuatrocientas palabras se puede uno defender en un idioma, esta nueva palabra,  “asomatognosia”,  de origen griego,  que indica privación de conocimiento del cuerpo, nos sirve para radiografiar un problema endémico, perenne  de la clase política y es su ubicación en el espacio, y más ahora que las fronteras entre izquierda, derecha y centro se diluyen y especialmente en el manejo de la cartera y lo que ésta reporta. Ha llegado el momento de marcar los límites, recuperar los principios y  que quizás sea necesario volver a memorizar los ríos y comarcas principales de España, de Asturias aunque sólo sea para ubicar la peste de la patata y combatirla.


                                        José Antonio Noval Cueto.

domingo, 9 de abril de 2017

“ Patria y perdón…”



Ninguna ideología está autorizada para matar y ejercer la violencia y menos en un Estado de Derecho, y esto que es tan básico no siempre se ha cumplido  y basta para ello recordar los 859 asesinatos de  la banda terrorista ETA, desde sus orígenes hasta el 2010. Estos días y especialmente hoy vuelven a ser noticia porque entregan sus armas y dicen renunciar a la lucha armada, a partir de ahí sólo queda desear que se cumpla lo dicho y que la paz anide en los corazones de todos y que el perdón aflore en sus labios. No más mentiras, no más intoxicaciones, no más manipulaciones, no confrontar a la sociedad, no tensionarla sin necesidad para nada , y menos  para dejar sólo un reguero de sangre, dolor o muerte o  penas carcelarias que mutilan la juventud y futuro de muchos jóvenes que creían que la salvación de la patria sólo dependía de ellos.

A mí siempre que sale el nombre de ETA me viene a la cabeza el recuerdo de algunos alumnos cuyos padres fueron víctimas suyas   ; el de otros que tuvieron que irse de la zona para que sus hijos pudieran vivir con normalidad,  y  la evocación de mi treintañero capitán de Infantería en el Batallón de Instrucción del Jabalí Nuevo, en Murcia, don Fidel Dávila Garijo. Le recuerdo con su porte atlético y sus andares marciales. Siempre impecable en el vestir, su uniforme de faena bien planchado, las botas lustrosas y esa media  sonrisa  de quien se sabe seguro  y satisfecho de lo que hace, y más en un ambiente donde lo que mandan son los galones, pues por saludar teníamos que saludar hasta a un simple cabo. Ahora que escribo estás letras me parece que llega toda la compañía al patio principal a paso ligero y cantando aquellas letras que inflamaban nuestro ardor guerrero como  : “ …Nunca he visto lo que he visto , lo que he visto esta mañana, al sargento de semana…La tercera compañía tiene más “guevos” que botas”… Al cabo de un o dos minutos  en la explanada se oía un fuerte: “¡DDDescannnsen! ¡A cubrirse! ¡Rompan filas!” ¡Qué satisfacción el día que nos vio desfilar para jurar la Bandera! Los ensayos habían dado fruto, nadie perdió el paso aquella calurosa mañana del 12 marzo de 1978. Pasado algún tiempo, un 21 de junio de 1993, un  atentado etarra en la Glorieta López de Hoyos acabó con su vida,  la de otros cinco compañeros y la del conductor de la furgoneta   . Tenía 46 años  y su graduación era la de Teniente Coronel. Un Real Decreto posterior, de 18 de marzo de 2005, le ascendió a coronel a título póstumo.

Ayer, cosas del azar, sin que estuviera previsto ni programado nada, y después de dejarme seducir por alguna crítica interesada- no soy muy amante de las novedades -  concluí la lectura de “Patria” de Fernando Aranguren, que está siendo un éxito de ventas. El libro está confeccionado en capítulos cortos, rápidos, amenos, bien estructurados- concretamente ciento venticinco-  , letra e interlineado cómodo, aunque algunos de los contenidos o vivencias del libro pecan de cierta exageración, de cierto sensacionalismo y funcionan un poco a modo de reclamo, de serie, de manera que se suscite la intriga , los sentimientos, el interés del lector y como no, la venta . Literariamente es mejorable, domina más la parte comercial que la parte estética, pero aun así creo que desvela una atmósfera que puede ayudar a comprender o entrever la magnitud de la tragedia vasca, en una pequeña localidad guipuzcoana, donde nadie puede ser neutral y donde el nuevo, el recién llegado siempre genera sospecha, desconfianza, donde sólo hay buenos o malos, no medias tintas,  donde reina un halo de inmunidad para todo lo aberzale y donde se condena todo lo que se relacione con el estado español y donde la integración del maqueto no ha sido plena, siempre genera desconfianza. Para reflejar ese ambiente  se sirve de dos familias, cuyas matriarcas, Miren y Bittorri, amigas desde la infancia, son las auténticas protagonistas y nos muestran cómo sin que medie entre ambas ningún motivo, ningún desencuentro, pasan de la estrecha  amistad al odio y cómo después de muchos avatares,  desgracias, muertes y desengaños consiguen ese tímido abrazo de perdón que se dan "a la altura del quiosco de la música" , en presencia de todos. El devenir de los años y sus tragedias provoca testimonios como los de Josetxo, padre del etarra Jokin, suicidado, según fuentes oficiales, o asesinado según otros, cuando dice le dice a Joxían, esposo de Miren y padre del etarra Joxe Mari:  “ …Les meten malas ideas y, como jóvenes, caen en la trampa. Luego se creen unos héroes porque llevan pistola. Y no se dan cuenta de que, a cambio de nada, porque al final no hay más premio que la cárcel o la tumba…Lo han dejado todo para hacer lo que les mandan cuatro aprovechados…”  ¿Quiénes son esos aprovechados? …Siempre me ha llamado la atención por qué Tony Blair, en las conversaciones de paz con el IRA,  tuvo permanentemente pegado al teléfono al entonces presidente americano Bill Clinton. ¿El problema excedía el ámbito inglés?¿Por qué?.

El tema novelado da para más, exige más profundidad, más análisis de las conductas individuales, sus evoluciones y sus reacciones, pero aun así nos ha permitido entrever que el asesino no es uno sólo, que son muchos, todos aquellos que jalean, aplauden   e incluso silencian el mal, el abuso, la persecución, la injusticia e incluso la muerte. Todos aquellos que han sublimado y mitificado conductas violentas a cambio de una supuesta independencia, cuando el único argumentario debe ser la palabra y el ejemplo. Todos aquellos que airean imposibles que conducen a la destrucción o a la cárcel.

Ahora que la seguridad vuelve a ser un tema candente que preocupa a todos, hasta el punto que el gobierno sueco se plantea instaurar nuevamente el servicio militar obligatorio  e incluso en la propia España ya se oyen voces que claman por el mismo, me viene a la cabeza uno de los actos más notables que celebró el Ayuntamiento de Siero en el recinto ferial o sede  del actual mercado de ganados , a finales de los años 90, donde el responsable del acto y del protocolo el Teniente Coronel don Guillermo Pinto,  nos decía que:”  Las cosas se hacen bien o no se hacen”, lema legionario por excelencia.  Expresión que también aparece en la novela en boca del etarra Joxe Mari cuando al formarse  el comando Oria decía a sus compañeros que “Las cosas se hacen bien o no se hacen”. Mira por donde me entero que la estrategia militar de la legión y la de ETA coinciden en algún aspecto.

Dicho lo dicho sólo  me queda desear que las cosas se hagan bien y ya que han entregado las armas no viene mal recordar que hay una condición imprescindible para ello: Respetar y mimar la verdad. Sólo a partir de ahí es posible el perdón y reconocer como el etarra preso Joxe Mari: “Si podría dar marcha atrás al tiempo, lo haría”.


                                 José Antonio Noval Cueto.

domingo, 2 de abril de 2017

¿Por dónde hay que empujar a este país…?


 Y remato: Para llevarlo adelante.  Son palabras de una viñeta de Quino, creador de “Mafalda”, o mejor dicho de don Joaquín Salvador Lavado  que un 24 de octubre de 2014 recibió el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, y cuyo personaje , Mafalda, es hoy uno de los reclamos turísticos de la ciudad de Oviedo junto con la estatua del gran cineasta Woody Allen, sita en la calle Milicias. Cámara y móviles no paran de inmortalizarlos . En Pola de Siero  su competidor lo tenemos en la fuente del pavo real que un día sí y otro también congrega a todo turista cargado de curiosidad, belleza y testimonio.

No pueden ser más oportunas las palabras de Mafalda ante la persistente campaña de prensa  sobre las  ventajas o desventajas que traerá para toda la Unión Europea la salida de Gran Bretaña que,  por qué negarlo, nunca estuvo cómoda entre nosotros y basta para ello tirar de hemeroteca y recordar las sacudidas, incumplimientos, feos y frenazos que nos hacía  siempre que le interesaba,  pues según algún experto europeísta son muy tácticos y calculadores y eso no se conjuga bien con la Europa de la colaboración y del intercambio, con la Europa de todos. Consumado el divorcio no dejan de producirse cumbres, reuniones, ruedas de prensa y mensajes destinados al gran público, así hace unos días los dirigentes europeos nos alertaban de la necesidad de una unidad fuerte y total contra el populismo, y es aquí donde cada uno de los ahora 27 miembros de la UE deben entonar su culpa – unos con más motivo que otros- , su negligencia, sus errores y cuando no sus abusos. Y es que no basta condenar el populismo si no se atacan sus raíces, sus orígenes, y es que todos sabemos que ha sido el propio sistema quien ha producido el populismo siempre que ha antepuesto su propia subsistencia  a las necesidades reales de la ciudadanía- véase en España el tema de los desahucios o la pobreza energética- y no basta con generalizar la culpa y denunciar la inoperancia de la UE después de 60 años de existencia, hay otras causas más cercanas y de todos conocidos de las que apenas se habla, sirva como reflexión la tradicional y persistente incomunicación que ha tenido Asturias y que nos está conduciendo al aislamiento, a la nada. Recuérdese que la Autovía del Cantábrico tardó en acabarse más de 25 años y el último tramo fue Unquera-Colombres-Llanes  o el problema actual de la Variante de Pajares. ¿Quién se responsabiliza de los daños, de las riquezas,oportunidades y empleos perdidas, de las frustraciones generadas? Esa política del halago momentáneo y desprecio al futuro está dejando a Asturias sin jóvenes y los que hay con poco porvenir , y es que tener una media de edad de 47 años en la región no es para tocar castañuelas. ¿Quién o quiénes han permitido y perpetuado esta situación?  Nadie puede alegar ignorancia. Todos lo sabían. Los más jóvenes tienen sobrados motivos para pedirnos explicaciones ya que lo único que les dejamos  es que paguen nuestros créditos. Los abuelos de ahora  no plantan castaños para disfrute de sus nietos, y como consecuencia se quedan solos, aislados – véase la preocupante despoblación del medio rural- . No hace mucho lamentaba que va camino de acabarse antes el corredor del Mediterráneo que la Variante de Pajares. ¡Ojalá me equivoque!

Sé que no es fácil responder a la pegunta de Mafalda, ya que exige una respuesta muy detallada y compleja, pero aun así, quizás fruto del trascurrir de los años me atrevo a hacer algunas puntualizaciones que considero de interés, y es que para empujar una nación, como es España y concretamente mi tierra, Asturias, es imprescindible decir la verdad y condenar de una manera firme y ejemplarizante el mal uso de los caudales públicos, ya cuando se producen  corrupciones – en 2014 más de 2.000 implicados- ya cuando se gastan los dineros de todos de manera frívolo y poco rigurosa o en inversiones destinadas de mano al fracaso, por mucho que halague a algún colectivo o sector de votantes, y de esto sabemos mucho en Asturias y también en Siero. Otro requisito imprescindible para que un país avance, coja fuerza, es que la política tenga el sello del sentido común, algo que muchas veces no se cumple y no se cumple porque  encubre intereses dudosos que  después , con el correr del tiempo, se evidencian y salen a flote .

Es cierto que en época de crisis pueden abrirse ventanas, caminos, esperanzas pero siempre que se reconozca de que situación partimos, cómo estamos ,  quiénes somos,   qué queremos , y siempre que se combata la mentira y se practique el sentido común,  señal evidente y clara de llevar a cabo una política en beneficio de todos, no  de una de trama de intereses que antepone su beneficio al general . Sólo si se cumplen estos mínimos tiene sentido esta petición de la Cumbre europea de combatir todo populismo y no estaría de más, en este canto a la verdad y al sentido común, que nos dijeran siempre cómo se puede conseguir la necesaria y deseable armonización fiscal europea cuando hay naciones, como la nuestra, que aún no la han conseguido.


                                   José Antonio Noval Cueto.

sábado, 25 de marzo de 2017

“La política de las personas y para las personas..."


Cuando Paco Ibáñez  cantaba aquellos versos de Quevedo que decían :”Poderoso caballero, don Dinero” , cuando don Torcuato Fernández Miranda diseñaba la estructura jurídica que permitiese el paso  desde la Ley  de una Democracia orgánica – la de Franco – a una Democracia real, residida en el pueblo, se puso de moda en España la llamada canción protesta o  de los cantautores, que  con sus letras concienciaban a las masas de la necesidad de cambio –  éxito de la canción latinoamericana de Mercedes Sosa, Chabela Vargas,   Atahualpa Yupanqui,  Jorge Cafrune… - , era la época en que los jóvenes universitarios proferían esa frase tan repetida de “vale más morir que vivir de rodillas” . Influidos por los acontecimientos una Delegación de alumnos de la Facultad de Filosofía y Letras , cuando esta estaba sita en la Plaza del Padre Feijoo, hizo gestiones para contratar y traer a Oviedo a uno de los cantautores de fama, pero iniciadas las conversaciones y conocidas las exigencias del mismo, se desechó la propuesta, y es que las condiciones que ponía eran inasumibles. Pedía 700.000 pesetas de las de 1978, y habitación en confortable hotel que no dé a patio interior y sin ruidos. Los idealistas del momento no salían de su asombro, de su estupor, no podían entender   que las letras de sus canciones no se adecuasen a su estilo de vida. Esta anécdota, real como la vida misma,  no tiene más recovecos, me ha sido útil en el trascurso de mi vida para no prejuzgar  ni  santificar a nadie, por mucho mito o leyenda que le arrope- la mitificación del PSOE de los 80 produjo la inmunidad que perjudico a la política española de los 90 -  , y todavía algo perdura al enjuiciar la política actual,  ya que hay quien goza de  más perdón que otros. 

Siempre me ha sido útil  dejar que los  hechos y  las personas hablen, y es que son las personas, por mucho que les pese a los partidos, los que encumbran o hunden a los partidos, aunque aquellas sin éstos no serían conocidas.   A lo largo de estos años he visto muchas miserias en personas que se jactaban de defensoras del débil, del necesitado, al que llevaban a votar,  como también he visto mucha nobleza y entrega en otras personas, discretas, trabajadoras y silenciosas  que  impedían atropellos, desahucios, abusos. Estas vivencias me afirman en no conceder superioridad moral a nadie, sino a quien la practica en su vida y trabajo diario. Es útil recordar que la política la hacen las personas  y son éstas las que hacen posible acuerdos, mejoras, avances,  siempre que se actúe con buena fe y siempre que se busque el bien común, de todos, así recordemos las ventajas que se han derivado de la buena relación personal entre el presidente americano Reagan y el soviético Gorbachov, algo que me   parece  ha desaparecido del espacio político y así vamos, de tumbo en tumbo, de sorpresa en sorpresa, de engaño en engaño  y tiro porque me toca.

Y es que en vez de servir a las personas, servimos supuestamente a las ideas, a las estructuras de poder, por aquello de “si me muevo no salgo en la foto”,  y esto me recuerda una vivencia de últimos de los setenta que viene muy bien al caso, cuando al comprar un cupón de los ciegos, un compañero de facultad me dijo que para qué compraba el cupón, si la situación de esas personas era culpa del sistema. Callé la boca, guardé mi cupón y seguí el camino. Y ahora muchos años después compruebo que esto es lo que están haciendo algunos  grupos políticos con las necesidades, carencias y miserias de muchos vecinos – 4.257.800 parados en 2016, hoy 3.702.974 - y ejemplos  tenemos muchos.

Si nadie está legitimado para matar a nadie por ideas, tampoco éstas deben perjudicar al prójimo, ya que el hambre, la miseria, la desesperación no tienen ideología, lo único que piden es alimento, ayuda, soluciones. No es lícito cruzarse de brazos y comprobar cuantos hambrientos se permite el sistema, y este tipo de conductas las leemos en la prensa a diario. Así no  hace mucho un diputado de la Junta del Principado increpó al consejero de Sanidad porque había desplazado pacientes a otros Hospitales cercanos, con la sana intención de resolver el problema y reducir la lista de espera. Vivir para ver. Pero detrás de esto está ,subyace, el eterno problema, la política de ideas : que no se resuelvan problemas, que se generen afectados, lo que menos importa es que el paciente tenga dolores, que aumente el descontento, que se hagan más hospitales públicos aunque los privados estén vacíos, que la economía pública  aumente en una región donde uno de sus males es la excesiva dependencia de la misma - aunque parece que algo se quiere cambiar y ya se ofrecen suelos industriales a empresas privadas-  y es que todos sabemos que algunos colectivos tienen su razón de existir, de presionar, de manipular, en la esfera pública y si ésta se incremente mejor, más presión, más poder. De eficiencia y gestión  de los servicios no hablan  y menos plantear propuestas revisionistas que permitan una mejora del sector. Otro tanto ocurre con las residencias para mayores del Principado, con una enorme lista de espera y eso que los precios son altos, y mientras muchas residencias privadas a medio uso. ¿Tan difícil es llegar a un acuerdo, a un convenio que obligue a las partes?¿Lo que ha funcionado en otros sectores no puede funcionar aquí?¿ O es preferible que los mayores estén abandonados y el problema aumente? Lo que menos importa es el usuario, la persona, la familia; lo único que les preocupa es la estructura política y  su proyección personal.

Creo que ha llegado el momento de pedir cordura y defender lo que funcione,  sea público o privado, y siempre lo prioritario debe ser la persona. A estas alturas mitificar lo público y denigrar lo privado es no ver la realidad o querer retrotraerse a épocas pasadas cuyos resultados no fueron óptimos (Bloque del Este) o a situaciones como  Venezuela, donde se da la paradoja que un país productor de petróleo no tiene combustible en sus gasolineras. El gratis no existe, todo cuesta, todo sale del bolsillo del contribuyente, trabaje donde trabaje, y éstos demandan un buen servicio a un precio adecuado y lo que no apluaden es la ineficacia y menos el derroche...No entender esto es despreciar a la inteligencia humana.


                                José Antonio Noval Cueto