sábado, 17 de junio de 2017

“Merkel, Dios y la Biblia…”


Los pescadores tiran la caña con ánimo de cobrar alguna pieza y con esa misma intención acudimos los lectores en busca de noticias, de palabras que te hagan pensar , te asombren y te motiven, y he de confesar que en la llamada era digital  no abundan, y basta para ello fijarse en la realidad monótona , repetitiva y putrefacta que nos  rodea  y atenaza, de ahí que uno provisto de ambientador  y linterna   busque aquellas noticias que  conformen y estimulen su vida, pues el corazón necesita de la palabra, tanto como la sangre del aire, pero siempre que la palabra se impregne de verdad y razón, y es aquí cuando aparecen las dificultades y porcentajes que cosen las bocas de muchas personas.

Últimamente la realidad ha dado sorpresas, aunque algunas con tono trágico, como la muerte del héroe del monopatín, Don Ignacio Echeberria,  que habla de heroísmo, de entrega , de nobleza , de  defensa del necesitado, del ultrajado, del débil, y  por qué no decirlo, también  de España y de sus gentes, para bien. Ayer, toda una presidenta de Alemania y emperadora de Europa doña Ángela Merkel tuvo el coraje de decir unas palabras que muchos consideramos  oportunas ,  necesarias y esperadas hace tiempo  y todo ello a raíz de su visita a la Universidad de Berna, Suiza, donde dijo y cito textualmente: “ Europa debe volver a Dios y a la Biblia para superar la crisis …”, de identidad, añado yo, entre otras. Palabras que no se pueden considerar nuevas, ni originales, pues ya, a principios del S.XXI la periodista Oriana Fallaci, que se calificaba a sí misma como atea cristina, en su libro “El Apocalipsis”, publicado en el 2004, alertaba de que “Europa no existe … y que Eurabia  se ha puesto a chismorrear que no existen civilizaciones diferentes, no existen principios y valores mejores, sólo hay diversidad y diferencias de comportamiento…”  Las palabras de la Merkel están en la mente de casi todos los europeos pero por aquello de lo “políticamente correcto” no se dicen, se callan, se silencian y con esto el mal se agrava, y ya va siendo hora que se reconozca que Europa, toda Europa, sin ellas no existiría  ,  Don Quijote no sería caballero andante, ni Pizarro conquistaría Perú.

 No es la primera vez que recuerdo a los lectores que uno no puede leerlo todo, que es llegado el momento de seleccionar, de escoger, de acertar en las lecturas , y eso no es fácil pues  no siempre  somos inmunes a esa publicidad devoradora que nos azota. No es la primera vez que os confieso que una de mis lecturas preferidas es Cervantes, especialmente su “Don Quijote”, tildado por algunos como la Biblia laica. Libro que siempre que puedo releo , ficho y cito, y  que tiene el mérito de que su contenido se ajusta a los años, o dicho de otro modo que tiene contenidos nuevos según la edad del lector, no es lo mismo leerlo a los veinte que a los cuarenta, y útiles para los tiempos que vivimos; no en vano es  el testamento vital y literario de un pobre y experimentado anciano preso de sesenta y cuatro años. Es aconsejable leerlo en pequeñas dosis.

Si leemos la Biblia laica, con más razón la Biblia tal, el manual de referencia para todos, creyentes y no  creyentes,  que alimenta el corazón y da respuesta a las incertidumbres humanas, con la particularidad de su solvencia- Palabra inspirada- y  polivalencia, de ahí que siempre que uno lo lee encuentra contenidos, mensajes nuevos, aunque las palabras sean las mismas, y muy ajustadas a las circunstancias del lector. Basta como ejemplo citar al Evangelio de hoy, de San Mateo , cuando recomienda que no juremos ni por el cielo, ni por la tierra y que cuando digamos “sí”, sea sÍ, y cuando digamos “no”, sea no.  ¿En la sociedad bipolar que vivimos cuántos problemas se resolverían si esa fuera nuestra conducta?  Es aconsejable leerlo poco a poco, no muchas páginas al día, y recuerden que “El comenzar las cosas es tenerlas medio acabadas” (Don Quijote)


                                                   José Antonio Noval Cueto

domingo, 11 de junio de 2017

“Ha sido y es un privilegio…”


 Aconsejan los expertos que después de grandes emociones es recomendable dejar pasar un tiempo para asimilarlas, valorarlas y narrarlas si uno lo considera oportuno, y esto es lo que me pasa a mí hoy, 11 de junio, veinticuatro horas después de haber disfrutado de un encuentro con alumnos a los que hace veinticinco años que he dado clase y a muchos de los cuales no había vuelto a ver. El paso del tiempo ha dejado sus huellas, pues un cuarto de siglo hace mella y más cuando hablamos de edades que van de diecisiete o cuarenta y dos años, y cuando algunos que en otro tiempo tenían larga cabellera hoy lucen una brillante calvicie o abundante pelo plateado.

Ayer, 10 de junio , en el Colegio Los Robles hemos tenido el Acto de Imposición de Becas a los Antiguos Alumnos de la Duodécima Promoción, al cumplirse los veinticinco años de su Graduación , y para glosarlo y celebrarlo  hemos acudido a la palabra, a las sabias y expertas palabras del profesor don Ignacio Blanco Rodríguez, y a las de don Matías Somolinos Jove, integrante de esa promoción.

Don Ignacio como matemático y montañero acudió a Euclides, el llamado padre de la geometría y su importante obra “Elementos”, y nos subió a la cima del Annapurna I, de 8.091 metros, primer ocho mil en ser ascendido, coronado un 3 de junio de 1.950 después de muchas dolencias y dificultades por Maurice Herzog y Louis Machenal. Y todo  para decirnos  que las cosas en la vida se consiguen paso a paso, que la mejor motivación es el cariño y que la principal cualidad de todo profesor debe ser el amor por sus alumnos,  por esas personas a las que hay que situar en sociedad  e indicarles las alforjas que son necesarias para el camino, para la ruta de la vida, donde  siempre debe haber un espacio para Dios Creador y Padre nuestro o para la mediación de su Madre.

Don Matías Somolinos, como integrante de la generación y testigo de lo penado y vivido nos dijo que a los alumnos de los Robles “nos une un finísimo hilo, invisible e irrompible: el haber compartido la infancia…Hoy aquí, en el Cole seguimos sintiendo que pisamos algo conocido y cotidiano, tierra firme y propia, que forma parte de nosotros”. Hecha esta primera valoración como amante del fútbol nos recordó que en el año 1986 , o mundial de Maradona, terminaron su etapa de primaria y empezaron a subir y bajar escaleras; que concluyen  su 8º de  EGB con el ascenso del  Real Oviedo en 1989, y terminan sus estudios con las Olimpiadas de Barcelona y la Expo de Sevilla. Impuestas las becas, pronunciadas las palabras de agradecimiento del sr. Director, don Ángel Gallo, y recordaros que no sois exalumnos, sino antiguos alumnos del Colegio e historia viva del mismo, se hace la foto para la posteridad.

Antes de dirigirnos a Gijón, a compartir mesa y mantel, tuvimos  la Santa Misa que celebró don Javier Aparicio, que habló también de su promoción, de su colegio, de sus compañeros y animó a mantener unas prácticas mínimas de piedad, especialmente la asistencia a la misa dominical y la frecuencia de sacramentos, pues el corazón  debe alimentarse de la palabra de Dios y es que en verdad no viene mal reconocer que somos  poquita cosa .
Hacía un día espléndido, la brisa del mar caldeaba el ambiente y después de una exquisita comida se daba paso a la palabra, a la tertulia, al cambio de impresiones, dónde estás, qué haces, y una vez más compruebas que Asturias exporta conocimiento y que ya puedes encontrar un alumno del Colegio  en Ginebra, Bruselas, Londres, Berlín, Madrid, Méjico, Pekín…Es la hora de ellos, de los alumnos, de sus confidencias y vivencias y uno, cuando se acercan las 18:00 horas de la tarde se despide , les dice adiós y espera que no tardemos tantos años en vernos, aunque sé que ellos o muchos de ellos se ven al menos una vez al año, pues como decía Matías “nos une un finísimo hilo, invisible e irrompible..”. La Promoción del 92, la vuestra, la de la Expo  ha sido y es una buena cosecha. A seguir así.

Ha sido un privilegio daros clase y ha sido un privilegio compartir con todos vosotros esta jornada, donde la palabra experta, sabia y amiga ha sido la protagonista y  recuerda que los logros en la vida se consiguen paso a paso y con esfuerzo.

Desde siempre se nos ha dicho en el Colegio que los principales y primeros educadores son los padres. Esto que ya se decía desde los inicios del Colegio allá por 1975, cobra cada vez más importancia y necesidad, y es que si algo ha caracterizado y caracteriza a Los Robles ha sido el nivel humano de nuestras familias que ha facilitado y favorecido vuestra educación, y esto es algo que es necesario  reconocer y agradecer en tiempos tan confusos como los que vivimos, donde parece que todo vale.

                                                      ¡Un fuerte abrazo!


                                             José Antonio Noval Cueto.    

sábado, 3 de junio de 2017

¡Gratitud a la Revista “El Santo” ¡


Cuando uno llega a cierta edad y los espejismos de la vida disminuyen, ves la realidad de manera más objetiva y llegas a la conclusión que lo que uno se debe a sí mismo es poco, con ser importante, por ejemplo, el esfuerzo, el afán de superación…y es esta certeza la que te obliga a ser agradecido y a reconocer lo mucho que uno debe al apoyo y ayuda de muchas personas que han estado presentes y pendientes de su vida, y entre ellas ocupa un lugar principal la familia,  padres, hermanos y demás familiares, así los amigos, vecinos, compañeros de trabajo, de tertulia  y otras… que con su conducta y su modo de hacer han sido ejemplo y estímulo para ti, sin que medie ninguna intención, fin o  recompensa,  de la manera más gratuita y noble como el  aire limpio que uno respira…En este apartado ocupan un lugar destacado los maestros y profesores que uno ha tenido, y entre ellos a aquel o aquellos que te han ayudado a descubrir  tu vocación y te han señalado el rumbo a seguir. En mi caso concreto me  infundieron y potenciaron la afición por la lectura en una época donde escaseaba el libro bolsillo y no había tantas bibliotecas públicas como ahora, y  me han ayudado  en mucho a ser la persona y profesional que soy .

En este apartado de agradecimientos no puede faltar la revista mensual “El Santo”, principal motivo de estas letras,  que recibíamos en mi casa desde la más tierna infancia y que en la adolescencia más fuerte, más crítica leía sin que mi madre me viese, para no dañar mi imagen de rebelde, de mayor, de autónomo, y cuyos artículos y poesías - las del Padre Fermín de Mieza  me encantaban y las esperaba mes a mes- ,   me han aportado mucha claridad y seguridad en una época tan confusa e inestable como aquella – finales de los 70-. Hemos recibido la revista mientras mi madre vivió – falleció en setiembre de 2010- y después de unos años de silencio, de incomunicación, de olvido, al recordar el bien impagable recibido de esta revista he vuelto a ser suscriptor  desde hace dos años y sus contenidos en forma de doctrina, exégesis, cultura , actualidad…no dejan de agradarme.

 Dicen que una forma de soberbia es la ingratitud y lejos de mi quererlo , de ahí, que antes que sea tarde  y por eso de que  más vale tarde que nunca,  quiero con estas letras dejar constancia de mi gratitud hacia la revista “El Santo”  por el mucho bien que me ha hecho y animarles a seguir en esa misma línea, pues todos los oídos oyen, y quien menos pensamos nos lee,  lo importante es que premie y prime la claridad, de la que tan necesitados estamos. No quisiera concluir estas letras sin haceros partícipes de unas preguntas que se hacía Dante en “La Divina Comedia” y que considero muy oportunas  y cito: “¿No observáis que somos gusanos nacidos para formar la angelical mariposa que dirige su vuelo sin impedimento hacia la justicia de Dios? ¿Por qué se engríe soberbio vuestro ánimo cuando sólo sois defectuosos insectos como crisálidas que no llegan a desarrollarse?

                                                                                ¡Muchas gracias!

                                                   José Antonio Noval Cueto

   

miércoles, 31 de mayo de 2017

“Madrid nunca defrauda…”



Dicen que para combatir el nacionalismo y quitarse la boina la mejor solución es viajar, y que es  también  buen remedio para combatir la ignorancia y provocar asombro, sorpresa e incluso estupor. Y esto es lo que me ha pasado a mí este último fin de semana, del 26 al 29 de mayo, en mi viaje a Madrid, en la línea regular de Alsa. Hacía tiempo que , por motivos muy diferentes, no hacía este viaje  y  ha provocado en mi unas impresiones tan positivas que espero que en el desarrollo de estas líneas queden explicadas.

Que un asturiano vaya a Madrid no debe ser noticia, pues quien más quien menos tiene en la capital de España alguna vinculación y más los padres de las llamadas “leyendas urbanas”, como es mi caso, y si a ello añadimos que se inauguraba la Feria del Libro, y más en autocar, con la altura y perspectiva idónea para apreciar todo lo que te rodea. Todo ello hace que la ocasión y momento sea idóneo. En el recuerdo queda mi primer viaje a Madrid, con salida en tren hacia las 11 de la noche de la Estación del Norte en Oviedo y llegada a Madrid hacia las 8 de la mañana, o los temores de las excursiones parroquiales a  Villaviciosa cerrando los ojos al pasar la Campa y  ver el desnivel existente entre ésta y el convento de Valdediós. ¡Parece que fue ayer!

Soy de los viajeros que gusta acoplarse junto a la ventana , viajar de día, y a partir de ahí, que mis ojos se desplieguen por el paisaje para captar información, pues soy de los que cree que el paisaje habla, comunica,  informa de manera continua, sólo hace falta que le miremos, que le escuchemos, que le dejemos hablar, que se sepa escuchado, y a todo ello contribuyen que  no haya que cerrar las cortinas para ver la película obligada, ya que ahora cada viajero puede buscar la forma de ocio que prefiera con sólo programar el monitor que tiene delante de sus ojos, y que en este viaje, la contaminación acústica, las llamadas innecesarias de móvil hayan sido mínimos – una abuela preocupada por su nieta y la respuesta de ésta recordándole la hora de la consulta del dentista y otras en lenguas desconocida-.¡Vamos progresando y frenando nuestro apetito de móvil! La primera vez que hice el viaje en AVE :Madrid-Sevilla, no pude leer el periódico de tantas llamadas que recibían o hacían los viajeros.

Con estas premisas y en un ambiente de tranquilidad un viaje de duración media, como éste, de unas cinco horas y cuarto, contemplar el paisaje ha sido y es mi preferencia, y eso que no es un entorno nuevo para mí, pues han sido muchas las veces que lo he recorrido, pero aun así  siempre  me aporta novedades que considero dignas de contar, entre ellas las sabidas diferencias climáticas, de una Asturias lluviosa y con fuerte granizada al llegar al Negrón, a una Castilla pálida y perezosamente lluviosa hasta Villalpando, a un Madrid de más de 30º al anochecer.

Cada modalidad de viaje tiene sus ventajas y desventajas, el no conducir y ver la realidad desde una relativa altura te aporta informaciones que de otra manera no tendrías. Oteas el horizonte a cierta distancia, abstraes , observas, y compruebas que las pardas tierra de León y Castilla hoy se cargan de matices, de coloridos nuevos provocados por las nuevas formas de regadío y  tipos de cultivo. Escasean los palomares  - bonita fotografía en la Estación de Villalpando con tres palomares  – pero las altas torres y las espadañas de sus Iglesias  siguen saludando al viajero y protegiendo al vecino. Vi menos nidos de cigüeñas y al comentar esta apreciación con mi amigo Pablo,  biólogo, me comentó que no sólo estos se habían incrementado, sino que incluso, debido a la bonanza de estos inviernos, muchas cigüeñas ya no se iban de la península y anidaban en zonas nuevas como en el mismo concejo de Noreña, que ha conmocionado a toda la población y han interpretado como signo de buen agüero, de fertilidad, de progreso.

Viajar por estas tierras es siempre una experiencia mística, te evade y te recuerda aquella afirmación del 98 de que “Castilla hizo a España”, en ella observas sus esencias, su rigor , su austeridad, su mesura. Esperas que encontraras en cualquier esquina a Santa Teresa o al pícaro Lázaro, o al mismísimo Don Quijote y su fiel escudero Lázaro. En esas estaba cuando en una subida de un carril lento veo que el autobús adelanta a un camión que en la puerta de su cabina dice que su propietario es del “concello” de Cervantes (Lugo). No podía dar crédito a lo que leía, estaría soñando, como es posible que después de celebrarse el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, después de leerlo y releerlo varias veces, uno, con ciertas letras, descubra ahora que en España y más concretamente en Lugo, en los Ancares, como quien dice pegado a casa, existe un concejo  que se llama concejo de Cervantes, y de donde se dice procedía Cervantes, aunque con poca base argumental, de ahí que la crítica no la tenga en estima.

Al comienzo de este escrito ya afirmaba que viajar es un buen recurso para combatir la ignorancia y a los hechos me remito, pero no acaba aquí la sorpresa, y es que poco después otro camión y en una situación parecida a la anterior, me informa que su propietario es de la Alhambra (Ciudad Real), concejo manchego de cierta extensión, unos 580 km y con una población de 1042 habitantes. Y uno pensando que la Alhambra sólo estaba
 en Granada.

El viaje que no había hecho más que empezar y ya se presentaba lleno de novedades que se fueron cargando de contenido durante mi estancia madrileña ,con dos puntos fuertes: a/ Encuentro familiar y b/ Feria del Libro, que hablan por sí solos.  Temperaturas altas, charlas, experiencias, terrazas y cañas, buena mesa, y como principal estrella una gran librería al aire libre con más de 500 puestos de venta, y donde uno podía hablar y conseguir la firma de su autor preferido . El exceso de calor y público fueron los dos inconvenientes que tuve que salvar el sábado y domingo , en mi primera visita a la Feria del Libro, sita en el Paseo del Retiro, pero todo se compensa al observar que  el mercado editorial goza de buena salud, hay un buen gremio, les preocupa la calidad, la excelencia, la proximidad al lector, y que los autores con su presencia refuerzan su obra y buscan el apoyo del público. A partir de ahí, cada uno tiene sus preferencias y sus intereses. Allí he visto firmando a don Fernando Onega, a los Hermanos Torres y sus libros de cocina, a Ian Gibson, a Manuel Vicent, a Carmen Posadas o a Manuel Rivas, una de las mejores prosas del momento.

Al inicio de estas páginas decía que Madrid siempre compensa y de allí siempre se traen sugerencias , ideas o conclusiones interesantes. Una que el libro sigue siendo importante, que es el motor que cambia los pueblos, que donde hay cultura se puede esperar progreso, y esto viene bien recordarlo en una época donde la imagen lastrar la cultura, al no potenciar y favorecer el sentido crítico, al entumecernos. Un marcapáginas  con palabras de Groucho Marx decía: “Considero que la televisión es muy educativa. Cada vez que alguien enciende el televisor salgo de la habitación y me voy a otra parte a leer un libro”. Por último y para concluir estas letras quiero dejaros otra vivencia mía que quiero compartir con vosotros. Hace unos días una eminente economista decía que “Si  los abuelos dejaban de ayudar a sus hijos, la sociedad se paralizaba”. Yo a tenor de mis vivencias de estos días  he llegado a la conclusión de que si los emigrantes dejaran de trabajar se paralizaba la vida madrileña, española….¡Seamos agradecidos! Una visita a  Madrid siempre compensa, nunca defrauda.


                                                     José Antonio Noval Cueto.  

sábado, 20 de mayo de 2017

“El duque de Osuna tenía un plan…”



Ahora que se habla de la necesidad de un nuevo plan de estudios, de  educar en valores para evitar  , entre otros muchos  objetivos , los atropellos de fin de semana, y de la demanda urgente de un Pacto de Estado por la educación, acontecimientos de lo más fortuitos me han recordado aquello de que lo bien aprendido nunca se olvida, y es que recientemente una cadena de televisión infantil recuerda a los niños por medio de una pegadiza canción, con buena letra y  ritmo adecuado,  que “El Duque de Osuna tenía un plan” y que éste no era otro que Quevedo, “el espía secreto, el  poeta preferido por el rey, cojo y rechoncho, can grandes gafas de ver. Casi al mismo tiempo  , en un telediario  se nos dice que “Los presupuestos del Estado de 2017 dependen del apoyo del diputado canario don Pedro Quevedo Iturbe”.

Nuevamente Quevedo es noticia, pero en esta ocasión uno de nombre Pedro, cirujano de profesión y desde el año 2.000 político . A pesar de que han pasado más de trescientos setenta y dos años, coinciden en afirmar que   “Poderoso caballero don dinero”, y que  gracias a él y a la inoperancia de la seria oposición se van aprobar los presupuestos del  2017, aunque no sean los deseados sino los  posibles, pues la seria oposición que dice defender la igualdad y progreso de todos prefiere que los ciudadanos no sean todos iguales y que no progresen iguales, ya que no rubrican su apoyo a un presupuesto que con sus sugerencias pudiera beneficiar al común de los españoles, después de la emergencia que supone tener casi un año de gobierno en funciones. En su dogmatismo ideológico y de presión prefieren consentir y apoyar el chantaje que se hace a los españoles por los autodenominados nacionalistas, que impedirlo con propuestas que puedan enriquecer a todos. Creo que esa técnica del “no”, pase lo que pase, ofrezcan lo que ofrezcan , debe pasar a mejor época, antes que entregar el futuro de todos en manos de unos pocos, pues por desgracia tenemos evidencias y costosas experiencias de lo que hacen con él. Y de todo esto debe rendir cuentas la denominada seria oposición.

Y si esto no fuera bastante, no hace mucho la Unión Europea pedía a todas las naciones los esfuerzos necesarios para lograr la deseable “armonización fiscal” para combatir los populismos. Nosotros en vez de atender la llamada, nos encerramos en nosotros mismos y trasmitimos la sensación de que Europa acaba en Los Pirineos, y nos enzarzamos en nuestras peleas personales, autonómicas o de partido. La  pregunta que se hace todo mortal, todo ciudadano de a pie es que si ya teníamos una considerable desigualdad fiscal  en España – los balances fiscales de las autonomías aún no se conocen -, ahora, con el proyecto de los nuevos Presupuestos del 2017 el desfase, el desajuste va a ser mayor y si ya es grave de por sí, lo es más por las posibles consecuencias que afectará a la libre competencia de las empresas, ya que estas no estarán en igualdad de condiciones en todas las autonomías. En resumen, que a perro flaco, todo son pulgas, y la deseable solidaridad interregional un espejismo.

Atrás han quedado las promesas y ahora vienen los hechos . No se puede contentar a todos, hay que mover ficha, hay que mojarse y ver si de una vez esa España solidaria y unida que la mayoría defiende se hace realidad, y los episodios de rapiña, de chantaje se destierran de la vida política y más ahora que la bonanza económica se atisba. Los tiempos de “si os duele la cabeza , untaos la rodilla” que preconizaba el leal y confiado Sancho Panza  ya han pasado.



                                                      José Antonio Noval Cueto

sábado, 13 de mayo de 2017

“ Ay trece, trece de mayo.”


Puede sorprender el titular, pero es precisamente él mismo quien me lleva a escribir estas palabras precisamente un 13 de mayo del 2017,  y es que para quien os escribe no es un día más, es su día, el día de mi vida, de mi origen, de mi nacimiento, y siempre que se acerca, siempre que llega quiero captar el misterio del vivir, del ser, y prepararme para celebrar, para agradecer, para asombrarme del mayor misterio que existe en la Humanidad, que es el nacer, por más que algunas prefieran sus vacaciones de verano al llanto del niño  que duerme nervioso en la cama y por más que otras lo conviertan en mera mercancía de compra y distribución donde   escoger el color del pelo y  los ojos y el coeficiente de intelectual.
El titular de este escrito no es de mi propiedad, pues como nos recordó ayer Carlos Herrera  así se llamaba una copla o zambra que interpretaba Concha Piquer y que  también cantaron Lola Flores, Mari Fe de Triana, la misma Isabel Pantoja con letra de Rafael de León  y música de Juan Solano . No soy muy experto en música y mis gustos musicales son de lo más variado, pero dentro de mis preferencias está  la copla  por  muchos motivos, pero especialmente por dos: a/ valor sociológico, ya que refleja muy bien la España del momento – recuérdense canciones como “Adios mi España”, “La hija de Juan Simón”,  “El emigrante”…-  y otro literario - que no suele airearse quizás por falsos prejuicios- , ya que  alguna de sus letras tienen una expresividad que algunos poetas quisieran, donde  metáforas e imágenes se mezclan tan bien con los sentimientos que impactan a  quien las escucha o leen, como  me ha ocurrido a mí  antes de redactar estas letras, donde aún reverberan los quejíos de la Piquer y la Flores.
Siempre he considerado un privilegio cumplir años y cuando se va acercando la fecha anoto en mi agenda todo aquel dato o detalle que me pueda servir para entender el misterio del nacer y más aún del vivir, pues es mucha la información que nos rodea y que no aprovechamos, sirva como ejemplo que después de años de asistir a mi Centro de Salud, caigo en la cuenta que la consulta de mi médico es la número 13.
Este año mi cumpleaños  viene acompañado de linotipias  e imágenes y no es para menos, y es que hoy, al mediodía se cumplen cien años de la aparición de la Virgen María a tres pastorcitos que hoy el Papa Francisco, como llamo yo el Papa del 13, pues fue elegido un 13 de marzo de 2013, ha santificado  . Allí la Virgen de Fátima nos recuerda que su Corazón Inmaculado es el ovillo de nuestros corazones cometa. ¡Acudamos a ella! ¡No dejemos el alma clavada en la plaza del suspiro!
Humildemente creo que el mundo occidental no es lo suficientemente consciente de la  trascendencia que ha tenido , tiene y va a seguir tiene  la Virgen de Fátima y el mensaje urgente que nos ha dejado y  que se resume en una sola palabra: CONVERTÍOS.
 Para entender el misterio del nacer y del vivir me personé en el cementerio parroquial de Lugones y ante la tumba de mis padres dije: GRACIAS
No quiero concluir estas letras sin felicitar a otros amigos y personas que han nacido tal día como hoy , un 13 de mayo, y pedir  una oración por eterno descanso de aquellas personas que ya no están con nosotros y que también han nacido un 13 de mayo, entre otras muchas el nunca olvidado y siempre llorado Miguel Ängel Blanco .

“Ay trece, trece de mayo cuando me encontré contigo…”



                       José Antonio Noval Cueto

jueves, 11 de mayo de 2017

“Carta a don Arturo Arbesú García”


Hace ya un tiempo  , también por mayo, concretamente el día  8 de 2011,mi buen amigo Arturo me escribió unas letras de apoyo en este mismo periódico que nunca olvidaré y que siempre van conmigo.  Hoy , seis años después,   en el mismo mes y casi en el mismo día, 9 de mayo,   Arturo se ha ido. Ha pasado la orilla. Dios le ha llamado a su presencia y a mí me ha dejado un recuerdo dolorido  y agradecido,  excelente,  que me obliga a escribir estas letras y  tratar de contestar  su carta, con cierto retraso, es verdad  , y  con la vana pretensión de que San Pedro le facilite el camino porque de sobre sé que sus alforjas están cargadas de tantos méritos que hacen innecesaria toda recomendación. No tengo reparos en confesaros que hubiera preferido no contestar a su carta y disfrutar de su conversación sabia y prudente, donde en su variada y actualizada temática siempre había su espacio para  familia, canciones, caminos , paisajes y últimamente achaques, recuperaciones y como principal terapia el amor de Carmen, sus hijos y nietos. Solía  encontrarle  en la Plaza de la Gesta  y últimamente a través de las redes sociales, donde ya se estaba haciendo su hueco. Dentro de su edad y de sus molestias era una persona joven, llena de vitalidad y elegancia, con esa elegancia discreta que siempre le ha caracterizado, y con una curiosidad y afán por saber que ya quisieran muchos jóvenes. Arturo ha hecho suya esa frase tan cervantina de que “hasta la muerte todo es vida”, y de ello puedan dar prueba hasta los mismos médicos que le han tratado hasta el último momento. No daba nada por perdido, siempre buscaba una solución, una respuesta.

Coincidí con Arturo en diferentes etapas de mi vida. Desde mi más tierna adolescencia en Lugones, hacia los años 70, cuando se constituyó la Joven Cámara , que era un foro de análisis de los problemas del momento y sus posibles soluciones. Recuerdo de aquel entonces la alegría de la localidad al inaugurarse la carretera desde el Carbayu al Puente Vieyu y que un servidor pudo narrar en  el periódico “La Voz de Asturias”. Desde los años 80 hasta la actualidad han sido motivos docentes los que me han hecho coincidir con Arturo, al ser profesor   de su hijo Carlos y últimamente de sus nietos Pablo y Miguel.   También hemos compartido mesa en muchas ocasiones y he sido testigo y beneficiario de su agradable conversación y de su amor al canto, a  la música como todo buen langreano   ¡Sobremesas así  eran un puro deleite!

En nuestros encuentros  explícita o implícitamente  planeaba Lugones, sus años como Director del Banco de Asturias , sus vivencias, sus amigos y el haber sido testigo y partícipe de ese crecimiento desmesurado  de la localidad más poblada del concejo y todo en un tiempo  en un récord,  de  poco más de las dos décadas de últimos  del s. XX . Estaba muy al día de lo que pasaba en la localidad y la mejor prueba de cuanto digo nos la proporciona la Revista de las Fiestas del Carbayu 2016, donde al enterarse de la concesión de la Medalla de Oro de Siero a Don Manuel Fernández Álvarez , Manolito “el Pegu”, publicó un bello emocionado y documentado artículo titulado “Inmortalizada la Fiesta de  Prau”. 

Podría decir muchas más cosas que están en la mente de todos, pero sé que la modestia y discreción de Arturo no lo permitiría,  y me conformo  con decir que ha hecho honor a Langreo, su lugar de nacimiento,   y que en su vida ha hecho suyo ese bello deseo  del Papa Francisco cuando dice:” ¡Qué bello sería dejar el mundo mejor de como lo hemos  encontrado! “   De ello he sido y soy testigo y quiero dejar constancia .  ¡Muchas gracias, Arturo!¡Que la Virgen del Carbayu que te protegió , nos proteja!

                                                            José Antonio Noval Cueto.