jueves, 10 de enero de 2019

“Aquí me tienes, Señor…”




Con el paso de los años uno comprende que el mandamiento más importante de la Ley de Dios es : “ESCUCHA, Israel, amarás a Dios sobre todas las cosas…” pues si no se escuchan, no se aprenden los mandamientos y si no se aprenden menos se pueden practicar ... Pruebas de esto las tenemos todos los días. Cuantas veces  escuchamos o leemos un mensaje que ya reiteradas veces hemos oído y que ese día, desconozco los motivos, nos  sorprende  , nos dice más de lo habitual, nos impacta. Y esto me ha pasado a mí el pasado 31 de diciembre cuando asistía al funeral por mi querida compañera de trabajo Doña Ana Martínez Cascales , de 45 años y madre de seis hijos, en la iglesia de San Lorenzo, en Gijón. Nada más cruzar el féretro  el umbral del templo desde el coro un solista entona: “¡Aquí me tienes, Señor…vengo a entregarte mi vida, la que tú me has regalado…! “ . La Iglesias repleta,  silenciosa, con público de todas las edades: niños, jóvenes y no tan jóvenes, mayores. La familia e hijos de Ana acomodada en los primeros bancos. En el presbiterio un nutrido grupo de sacerdotes arropa a su párroco que está visiblemente emocionado, dolorido. Conocía bien  a su feligresa : sus muchos méritos, virtudes , bondades, proyectos, preocupaciones  o errores, y es que como nos  dijo en una sencilla, cálida y preparada homilía:  “No es fácil despedir a Ana”, aunque sabe que ya vela desde el Cielo y cuida de todos nosotros y especialmente, de su familia e hijos.
En la tradicional cena de Navidad de Profesores del Colegio Los Robles, celebrada el pasado día 21, faltaba Ana, su salud había empeorado. Siempre que llegaban estas fechas se desvivía porque la Navidad calase y  se respirase en el Colegio, en cualquier rincón y más en la Cena de Navidad (manteles, centros de mesa, luces, cena, villancicos, festival …). En esa época entraba en reverberación. El Colegio duplica su actividad, todos  nos cargamos de trabajo y a ella le llovían los encargos, las sugerencias, los avisos, las llamadas telefónicas, los proveedores y uno  siempre se encontraba  una sonrisa natural y la sencilla y su   limpia mirada que te tranquilizaba, que sin decirte nada ya te daba la respuesta. Sabías  que con sólo decirlo el problema por grande que fuera y a la hora que fuese se resolvía, había llegado a buen destino.  Al poco te decía:
-         José Antonio. Ya he hablado con la Empresa y encantada de que veáis sus instalaciones. Hemos quedado para el martes, a las 11.
-         Muchas gracias, Ana.
Solíamos coincidir en café de las 11:00 o a la hora de comer, y en esas conversaciones informales siempre aparecía su querido Gijón,  Santander y su abuela, sus padres, sus hijos, sus hermanos y por el medio siempre se cruzaba su cuñado y gran amigo mío, Andrés  Moro, pura vitalidad, ingenio y nobleza, Gijón en estado puro, que siempre pone pretextos  para venir a Pola, y eso que es descendiente de polesos, pues apellidarse “Moro” lo dice todo. En esas conversaciones informales salieron sus primeras molestias, su brazo protegido, que nos hacemos mayores, hasta que un fin de semana, de sábado a lunes, nos llega la alarma, el problema, la enfermedad y a partir de ahí, hospital, tratamientos, luchas y ánimos de combate. Había que combatir, que vencer la enfermedad, pero siempre desde la aceptación del “Señor, hágase tu voluntad”.  
 El funeral seguía su desarrollo. Mucha expectación convertida en oración, suplica, consuelo, petición o en recuerdo agradecido. Razón tenía el celebrante cuando nos dijo que no era fácil despedir a Ana, persona tan singular en múltiples facetas de la vida que a los que estamos todavía imbuidos de la vanidad humana nos llena de admiración, asombro y  agradecimiento por el mucho bien que nos ha hecho y que estoy seguro nos seguirá haciendo desde su atalaya del cielo, la misma que previamente había instalado con su conducta en su despacho del Colegio, y fruto de todo ello son estas palabras que intentan testimoniar y agradecer una conducta, un ejemplo del que tan necesitados estamos ,  aunque sé que lo único que de verdad le importaba a Ana, desde sus firmes y hondas creencias, era estar a bien con Dios, que lo sabe todo de nosotros , y lo buscaba  con la máxima naturalidad , humildad, sencillez y  bondad, con esa mirada limpia, transparente, de persona de bien, que aún percibo cuando escribo estas letras. En el Colegio teníamos un ángel y el Señor, amo de la vida, le ha llamado a su presencia.
 A mí sólo me queda  hacerte un ruego y es que me ayudes a que cuando me presente ante el Señor pueda llevar una hoja de servicios tan meritoria como la tuya  que obligó al solista a cantar tan convencido y con tanta fuerza estas letras que aún perduran en mis oídos: “Aquí me tienes, señor, vengo a entregarte mi vida, la que tú me regalaste”.

                                                    José Antonio Noval Cueto.




“Los corderinos de Luisa…”








Ahora que tanto se reivindica la figura de la mujer, ahora que tanto se las moviliza y tienen un día asignado para celebrar sus gestas o efemérides, me viene  a la cabeza una mujer discreta, prudente , apacible y serena que ejerció su honorable profesión de ama de casa en la parroquia de Traspando, en la llamada casa de La Facienda. No es la primera vez que sale en esta columna alguna noticia y hechos de la casa, últimamente por despedidas o fallecimientos; hoy, a Dios gracias, por otro motivo. Próxima a la capilla de San José era conocida a finales de los años 20 del pasado siglo como “La fonda del Gas”, tienda de ultramarinos, lugar de reuniones y charlas vecinales y elemento dinamizador del pueblo. Hoy tiene una fisonomía diferente, más alta, aunque la cimentación sigue siendo la originaria. Allí tenía su reino, su trono, Luisa “La Facienda”, mujer de Cesáreo, hermana de Bernaldo, el juglar de la zona, y desde allí ejercía su matriarcado en el sentido positivo del término. Era natural de la localidad, de los Estrada de Recullá, y se casó con otro joven del pueblo, Cesáreo. De viaje de novios a Nava. De ese matrimonio nacieron cuatro hijos: Nicanor (facultativo de minas), Ovidio (constructor), María Luisa y Asunción, amas de casa como su madre. Cuando Luisa llevaba sus hijos a la cercana casa de los abuelos enseguida se oía:

-         Ahí “ta” Luisa con sus corderinos.

Eran cuatro hijos muy seguidos y de un pelo rubio muy intenso en su infancia.

El pasado 29 de diciembre, sábado, a las 14:30 horas, en uno de los comedores  del conocido y acreditado restaurante “El Forno” de Pola de Siero, su nieta, Monserrat Moro Rodríguez , tuvo el detalle de convocarnos  al resto de la familia y allí  nos personamos 42 personas, incluyendo a 3 tataranietos(Mateo, Álvaro, David…)   . En la improvisada mesa presidencial tres mujeres: su hija Asunción y Avelino, su marido; Amalia y Charo, viudas, nueras de Luisa, y entre “culete” de sidra, vino, aperitivos , exquisito y jugoso lechazo, postres, bombones… se iban hilando recuerdos, vivencias del ayer,  que aparecían y desaparecían según el tipo de comida, como es de suponer los más ligeros y alegres, los de los postres, las más endebles e inseguros, al comienzo, en los entrantes  y es que quizás el poder nemotécnico depende del tipo de  comida y del tipo de bebida. Los recuerdos con sidra son diferentes a las vivencias del vino, pero de entre todos ellos  había uno que primaba, que prevalecía, y eran las cenas que daba la abuela el día de Nochebuena en la Facienda…Hoy después de casi cuatro décadas quedan pocos supervivientes , la mayoría nietos y bisnietos,  pero aún así  Monse volvió a arriar las velas y navegar mar adentro. El viaje fue apacible, cómodo y en un abrir y cerrar de ojos se nos fue la tarde. Ya oscurecía cuando salíamos del restaurante y con nosotros iban vivencias, proyectos, anécdotas y el recuerdo imborrable de Luisa, que nos hablaba a la guerra de África, donde sirvió  su Cesáreo – tenemos fotografías que lo acreditan-  que si el hambre y la posguerra, que si escribieron mis hermanos de  Argentina , concretamente en Chascomús,  a donde viajó para un inolvidable reencuentro…Llevaban muchos años sin verse, décadas.

En todos nosotros flotaba una idea que siempre practicó Luisa y no porque fuera Navidad, y es que lo único que de verdad vale , lo  único que de verdad importa es la familia y esto se hizo evidente el pasado sábado, 29 de diciembre, día en que  Luisa volvió a estar con nosotros feliz y sonriente y comprobó que sus  palabras no cayeron   en saco roto  y es que como dice la copla “…el cariño verdadero ni se compra ni se vende, no hay en el mundo dinero para comprar los quereres... “. ¡Feliz año 2019!


                                      José Antonio Noval Cueto.



“Siempre es noticia…”









En estos días de Navidad, refugiado en la tranquilidad de Traspando, pequeño pueblo sierense , a unos siete kilómetros de Pola,  - donde también se siente y palpita la Navidad, aunque de otra manera, más tranquila, más serena, quizás más monótona, con menos ruidos y con algunas luces que ponen los vecinos en sus árboles, balcones, portales  y en la misma espadaña de la Capilla de San José- me viene a la cabeza una anécdota  del desaparecido ministro Don Gregorio López Bravo – el que usaba su seat 127 para desplazarse por la ciudad en sus actividades privadas- que siendo ministro de Asuntos Exteriores y en plena cela de gala, en París, que le ofrecía el presidente francés Valeri Giscard d’Estaing recibió una llamada telefónica desde Madrid donde se le comunicaba escuetamente que ha sido cesado de su cargo. Al día siguiente, aterrizado en Barajas, un enjambre de periodistas le acorrala en busca de información y el sabio y templado ministro les dice:

-         Señores, yo ya he dejado de ser noticia.

Nosotros en Occidente y en todo el orbe conocido nos llega por estas fechas, un 24 de diciembre, todos los años, una noticia que tiene como protagonista un pesebre, un buey, una mula, un niño, la Virgen y San José, pastores y pueblo llano, y en esa noticia insólita , original y de siempre, inabarcable y perenne, se nos dice que “Todo un Dios se hace niño”, villancico que cantan años tras año las monjas de la Residencia de Ancianos de Pola de Siero en la misa de la aurora cada 25 de diciembre y que en su homilía Don Juan, el párroco de Pola de Siero, nos pedía que la Navidad fuera auténtica, que la fuerza del amor , elemento básico de subsistencia, circule por nuestras venas y fortalezca nuestro organismo.

Y es que como dicen las Sagradas Escrituras si no tengo amor, no soy nada. Y este es el gran reto al que se enfrenta la sociedad de consumo, del hombre producto y desecho, y es ella la que tiene que elegir , que escoger, entre darse o no darse, querer o no querer; de ahí que alguno ante este evidente dilema se angustie, calle, se duerma para no palpitar, para no sentir la voz de Dios… Tema más preocupante que la crisis demográfica y el cambio climático.

Cada Navidad nos da la oportunidad de rectificar, de cambiar de rumbo y este es el gran mensaje que nos trae el Niño-Dios, y nunca más cierto aquello de que si no sois como niños no entraréis en el Reino de los Cielos. Cada Navidad es un reto a la inercia, a lo caduco, a lo repetitivo; es  un impulso  a un hombre mejor, a un mundo mejor, pues , como se ha demostrado, de poco sirve cambiar el mundo, aunque la inteligencia artificial nos ayude, si los que tenemos que cambiar somos nosotros y no queremos; de ahí que estas Navidades no pida un balón de reglamento, ni turrones, ni champán, sino que el señor me traiga un corazón de verdad, un corazón donde la palabra amor tenga su trono, y este es el mensaje , la noticia que siempre, año tras año, nos trae la Navidad y que unos hacen suyo y otros , temerosos, abrumados de egoísmo, silencian, ocultan, desprecian.


                                 José Antonio Noval Cueto.



viernes, 28 de diciembre de 2018

Palabras con motivo de mi jubilación / Día 21 de diciembre de 2018 / Festividad de San Pedro Canisio.





Señor Director , Presidente de la Asociación de Padres, sacerdotes, claustro de profesores y demás personas que nos acompañáis a Javier y a mí..

¡Buenas noches! ¡Muchas gracias por acompañarnos en este día, que tiene como es sabéis tiene un hondo significado para nosotros!
Uno de los mejores prosistas de los últimos tiempos, a pesar de sus exabruptos y excentricidades, Francisco Umbral decía que un buen artículo – en mi caso estas letras- es como una morcilla, que debía “atarse”, cuidarse muy bien el principio y el final, para que su contenido no se desparrame. En esa misma línea ayer me encontré con el texto de un escritor para mi desconocido, de nombre Richard  Cohen, que me decía que la frase inicial y el párrafo inicial de una novela, de un texto, es crucial en el éxito del mismo y ponía como buen ejemplo el inicio del Génesis: “ En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios”…Yo, hoy , al escribir estas letras no me abruman las dificultades, lo tengo claro por varios motivos, principalmente personales, que son los que más importan, y también porque no quiero dejar en mal lugar a uno de mis maestros literarios, Cervantes, que no hace mucho me recordaba que el mayor pecado del mundo no es la soberbia, sino la ingratitud, el desagradecimiento, y esto es algo que quiero evitar en un día como hoy.

En este apartado de gratitudes quiero agradecer a Dios-Padre que haya llegado hasta aquí y que pueda compartir esta cena con todos vosotros y con mi querida esposa. A mis padres que tanto se han preocupado para que su hijo fuera un hombre de bien. Espero no defraudarles. A mi profesor de Literatura en el Colegio Auseva, don Celestino, que en cuarto de bachiller me inyectó literatura en las venas y me animó a pasar del capitán Trueno, de Marcial Lafuente Estefanía a  “Los Miserables” de Víctor Hugo. A Fomento de Centros de Enseñanza que haya confiado en mí y me haya dado la oportunidad de ejercer mi profesión en el Colegio Los Robles, donde empecé con 26 años, recién casado, en 1980. Recuerdo que tuve que cambiar el viaje de novios – me casé un 17 de agosto- para asistir al Curso de Profesores Nuevos que se impartió en Madrid, en el Colegio Los Olmos. Allí conocí a personas que me marcaron mucho y que siempre han estado presentes en mi cabeza de una manera u otra. Así a don Víctor García Hoz y su excelente “Manuel Técnico del Profesor”, joya de la pedagogía de entonces y aún de ahora. Era y es consulta obligada. A don Tomás Alvira con quien tuve una entrevista de la que salí muy confortado. A don Mariano Villalón, director del Curso, persona de amplia experiencia y de saberes múltiples, y la mejor prueba de ello nos la dio en una comida en El Escorial, donde acompañado de palmas y guitarra, bailó unas sevillanas que me dejaron atónito, pues uno lo que menos pensaba era que un señor tan serio y tan docto, fuera también un buen bailarín .En este capítulo de agradecimientos quiero tener una mención especial para don Braulio Cubillas Ordás, director del Colegio entonces y para su cuadro directivo: Don José Luis Rodríguez, Don José Ignacio Varela; para el Administrador don José Manuel Méndez, a quien deseó una pronta recuperación, y al capellán del centro don Salvador Tejedor Melero. Todos ellos han sido piezas claves en mi vida y se han desvivido para que mi proceso de adaptación y aclimatación al Colegio fuera el deseado. Gratitud que hago extensiva otros directores que conocí en el Colegio como don José María Capapé Hernando, don Carlos Granda Freire, Don Manuel Gil, Don Fernando Alberca de Castro y el actual director Don Ängel Gallo López y su cuadro de dirección don Fernando Barcena Dahl, don Luis Fernando García Fernández , que hoy no puede acompañarme por motivos de fuerza mayor y a quien desde aquí deseo un rápido restablecimiento. En este capítulo de gratitudes no pueden faltar las familias, la joya de la corona, lo más singular de este Colegio, lo que le hace especial y es que siempre hemos tenido familias de un alto nivel humano, no entro en criterios culturales ni económicos, y esto se refleja en sus hijos, en las aulas, en el cole, pues también los alumnos se educan entre sí y el bagaje que traen les beneficia, les ayuda, nos ayuda. Este es nuestro Paraíso  y la mejor prueba de ello la hemos vivido estos días, ajetreados, azarosos  , de intensa preparación del Adviento, Navidad, villancicos, visita a los mayores, adorno navideño de aulas…De las familias aprendí mucho, pero especialmente lo que era entrega, renuncia, dedicación. Podría citar muchas anécdotas, así aquella madre invidente que escuchaba embelesada el villancico que cantaba su hija ;a aquella otra, ya de cierta edad, que en las reuniones trimestrales se preocupaba que ninguna familia de su curso se sintiera solo, desvalida o aquella que con enfermedad terminal hacía mil esfuerzos por acudir a tutoría…Una gratitud especial para todos mis alumnos, de quienes aprendí mucho y me permitieron seguir siendo joven a pesar del paso de los años. Todos saben que les deseo lo mejor , les pido que me perdonen los fallos o errores que tuve, que seguro que los tuve y con más frecuencia quizás de la debida, pero lo que sí les prometo es que nunca tuve mala fe, eso no va conmigo, no me lo enseñaron en casa, ni nunca fui cicatero, lo poco o mucho que sabía de ellos era . Gratitud a todos mis compañeros de trabajo y demás personal del colegio, en quienes siempre encontré ayuda, estímulo cuando lo necesité y con hechos me lo demostraron, y ya para acabar este apartado de gratitudes, una muy especial, para la más bella  y la más buena de la escuela de Traspando, pequeño pueblo a 7 kilómetros de Pola, donde precisamente estamos ahora pasando el invierno, rodeados de tranquilidad y cierta soledad, a mi esposa .Lo poco o lo mucho que he conseguido en la vida se lo debo a ella. Nuestra casa está cerca de la capilla y allí, aunque somos del interior veneramos a la Virgen del Carmen después del puente de agosto, tenéis vuestra casa.

Con un equipo así, donde la materia humana es de la máxima calidad es lógico que la navegación sea boyante, tranquila, segura, exitosa, a pesar de las turbulencias que las hay, a pesar de las tempestades que las hay …y de ello hablan los 43 años de vida del Colegio y la trayectoria de muchos alumnos que un día u otro son noticia, pero de las buenas.

En estos 38 años de mi vida en el Colegio han cambiado u ocurrido muchas cosas que sería imposible relatar, pero voy a recordar algunos que pueden centrar más los hechos:

1.   Cuando empecé en el Colegio se iniciaban las primeras viviendas de la Urbanización. Hoy habitan en ella casi 3000 personas.
2.   Los alumnos usaban uniforme y algunos protestaban porque les identificaba mucho. Los mayores se quitaban el jersey nada más bajarse del autobús. Preferían venir de “civil” que de “romano”. Hoy, en los colegios públicos, también usan uniformes. Las ventajas las conocemos todos, ¡Que se lo pregunten a las madres!
3.   La tutoría o preceptuación, la educación en valores, personalizada era y es el emblema del Colegio. Hoy hacen tutoría, quizás con menos periodicidad, hasta en los Colegios e Institutos Públicos.

Gracias a la preceptuación se han resuelto muchos problemas y así, alumnos por los que nadie apostaba han encontrado encaje en la sociedad y algunos incluso vuelan alto. Algunos, pasados los años, me dicen : “José Antonio, tenemos que ir de peregrinación al Colegio”. Podría contaros más cosas, pero no quiero cansaros con las “historietas del abuelo”, sólo me queda haceros una sugerencia y es que sigáis siendo humanos , que nada de lo humano os sea indiferente,  que vuestros alumnos perciban el afecto de una sonrisa, de un saludo, de un golpecito en la espalda cuando más lo necesitan. Que se sientan queridos es la mejor motivación y ellos tienen buen olfato, enseguida lo perciben, y es que da más luz una sonrisa que toda una central eléctrica.

Del Colegio me llevo muchas cosas, pero quiero simbolizarlas y sintetizarlas en tres:
1.   El retrato de San José María tan bien pintado por Favila que raya la perfección, basta para ello fijarse en su mirada, ubicado en el Oratorio y que nos daba animosamente los Buenos Días al empezar la jornada.
2.   La ermita de Nuestra Señora de los Robles, que en su altar nos dice que ella es:  Puerta del Cielo
3.   La gratitud y el cariño de todos vosotros y de los  personas que han formado y forman el Colegio.

Si he empezado mis palabras agradeciendo, quiero terminar recordando a profesores, alumnos, padres y madres, sacerdotes- especialmente a nuestro inolvidable don Javier Aparicio- , y  personal  no docente ya fallecidos.

Vais a permitirme que concluya mis palabras con una anécdota política y es que en las elecciones donde fui candidato a la Alcaldía de Siero siempre había unas parroquias donde mi número de votos era aplastante, y a esas parroquias o territorios mis opositores los llamaban territorios de la Obra. En una de ellas, San Martino, hace ya muchos años se homenajeaba a una maestra de edad avanzada, y ésta antes de dirigir unas palabras de gratitud pidió a todos los presentes que se pusieran de pie y rezáramos con ella un padrenuestro y un avemaría por todos sus alumnos fallecidos, algo que os pido yo también hoy, aquí, en recuerdo y sufragio por todas las personas del Colegio Los Robles que ya no están con nosotros: “Padrenuestro….Dios te salve María….”

                                                      ¡Muchas gracias!



martes, 4 de diciembre de 2018

“Extrema necesidad…”



Desde el inicio de la campaña electoral andaluza se ha colado una frase que ha sido premonitoria del éxito de Vox cuando dicen que son de “Extrema necesidad”, y a partir de ahí han ido lanzando mensajes, propuestas que han llevado a casi 400.000 andaluces a darles su apoyo , a entregarles su confianza en forma de voto . Antes de continuar en el tema quiero aclarar algunas cosas para que se entienda mejor el contenido de estas letras. Soy constitucionalista y creo que el mero hecho de que el jueves cumpla sus 40 años de existencia y vigencia lo dice todo. La Carta Magna surge en los tiempos del consenso, de la tolerancia, de la urgencia y necesidad de entenderse , de poner nuestro país en marcha, a la altura de los tiempos, en sintonía europea. Se ha conseguido y así se reconoce internacionalmente. Antes Europa acababa en los Pirineos, ahora en Gibraltar. El tema no era fácil, pues se trataba de pasar de la “ley” de Franco a la “ley” de un Estado democrático y se hizo bajo la sabia dirección jurídica de don Torcuato Fernández Miranda y con el apoyo total o casi total de la sociedad española, que ya estaba harta de desencuentros, peleas, rencor y muerte.

Pero desde hace algún tiempo hubo quien cambio ética por estética y buscó sólo el poder fuera como fuera y una vez instalado en él desestabilizar, imponer ,sembrar cizaña, odio, división, y a esto se sumó uno de los problemas casi innatos en la naturaleza humana, la corrupción, bien en forma de codicia o de ambición desmedida, y todo esto ha provocado que sociedad y la política vayan por caminos opuestos, que la desafección hacía la política alcance cifras preocupantes y esto de no remediarse no conduce a nada nuevo, y más cuando vemos que desde el Parlamento nacional nos llegan episodios tabernarios poco edificantes, donde el único argumento es el insulto personal o la descalificación grosera, y si a esto unimos la inoperancia de un gobierno más preocupado por no enfadar a sus socios que por resolver los problemas reales de España llegamos al punto de partida de este escrito  y es que es de "extrema necesidad":

1. Reconocer que España existe, respira, tiene pulso y bandera y así nos lo recuerda Luis Buñuel con su “Yo tengo una atracción fatal por España”, e incluso el mismo Max Aub cuando combate su desarraigo con eso de “uno es de donde estudió el bachiller”.
2. Recordar y hacer valer la Constitución o el marco de convivencia que nos hemos dado todos los españoles  un 6 de diciembre de 1978 y a ella se ajustan o se deben ajustar todas las leyes que se promulgan y son de obligado cumplimiento para todos.
3 Que no se nos engañe, manipule con promesas o propuestas que no se ajustan a la verdad y que suponen una falta de respeto a nuestra inteligencia o con silencios que encubran intereses o intenciones espúrias que pongan en peligro la integridad territorial,  el bienestar o estabilidad que tenemos.
4.  No decir una cosa hoy y al día siguiente la contraria.
5.  Que se cumpla y se haga cumplir la Ley o Leyes que estén en vigor. Nadie está exento de ignorarla  y menos de incumplirla conociendo su existencia .
6.  Que la Ley sea igual para todos, algo que hoy no se cumple. Véase el actual mapa energético y sus consecuencias empresariales
7.  Que se reforme la Ley Electoral, de modo  que cada persona sea un voto, no tres. Que se  desbloqueen las listas electorales o listas cerradas, de manera que cada ciudadano participe activa  y realmente en la elección de sus representantes  y no los pactos de despacho.
8 Que ante la situación de ingobernabilidad que padece la Nación ante un Ejecutivo carente de la libertad, iniciativa y autonomía necesarias para tomar  las decisiones oportunas  que protejan a todos los españoles de los abusos y desprecios que últimamente padecen , se convoquen de manera urgente elecciones generales para que la soberanía que reside en el pueblo se pronuncie al respecto.
9.  Que la juventud tenga futuro, trabajo, y a este tema se deben encaminar los esfuerzos de todos, no sólo los políticos, sino  los de todos, que ya bastante tienen y tendrán con pagar nuestra excesiva deuda pública que asciende al 98,8% del PIB, concretamente 1,16 billones de euros.
10.Devolver a la política la importancia y dignidad que tiene, y que la sociedad civil recupere el protagonismo que le corresponde.
11.Que en la Asturias del “Paraíso natural” se limpien los ríos y se poden los árboles.
12.Devolver a todos los españoles, entre los que me incluyo, la ilusión  y  respeto que merecemos.

Podría seguir añadiendo propuestas, pero me conformo con éstas;  solo me queda una súplica , y es que los políticos  vengan a resolver problemas, no a crearlos, y si hay algún extraño extraterrestre que no comparte los signos de identidad de su tierra, lo tiene fácil...repose . En resumen, en política no vale todo.


                                                 José Antonio Noval Cueto.


 “No pido sutileza, pido honradez…para mí un intelectual es una persona para quien los problemas políticos son problemas morales” (Max Aub)



sábado, 1 de diciembre de 2018

¡Qué hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias!



Este título entresacado de la Carta de San Pablo a los Romanos refleja bien la necesidad que tenemos todos de buenas noticias y es que últimamente no tenemos donde agarrarnos, donde buscar consuelo y justificación, pues a nuestro lado impera la desolación , la más absoluta miseria moral y basta para ello recordar que tenemos la Universidad devaluada, las Cajas de Ahorro arruinadas, el poder judicial desprestigiado y  los políticos más preocupados del interés personal que del colectivo, y en medio todos nosotros, el pueblo llano, que busca encarecidamente un apoyo y un cobijo a sus desgracias, que anhela un átomo de esperanza y se evade con  el fútbol , donde,  a pesar de la Agencia Tributaria, ejercita sus ansias, deseos y sentimientos, quizás por ese culto la azar que supone el triunfo en los minutos de descuento.

De manipulación, mentira y corrupción  ya no es necesario hablar, pues cada día son protagonistas de las portadas de los diarios y en los rincones más inesperados de España; aquí sí que no se observan diferencias ni por autonomías, ni por lenguas, hablan todos el mismo idioma y emplean todos la misma técnica, la del porcentaje, y se sirven de la periódicamente  renovada Ley de Contratos como de cualquier otra artimaña legal o no que permita multiplicar sus uvas, sus ingresos ... Abundan tanto este tipo de noticias  que ya ni las apunto en mi bloc de notas, y  ya ni siquiera genera reproche, castigo, penalización, ya ni nos sorprende ni asombra – estamos todos inmunes a sus efectos-   como si todos fuéramos de la misma calaña y nos justificamos con un silencio cómplice que dice “vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer”  , mientras ,los de siempre, tramando las suyas, enriqueciéndose y empobreciéndonos, cambiando gobiernos e imponiendo personas.

A pesar de este panorama desolador uno aún blande la pluma, emborrona folios, escribe, y a pesar de lo dicho, aún cree que con la palabra  puede cambiar conductas, mundos; combatir miserias y airear esperanzas, y más en este último mes del año, cuando toca hacer balance y renovar fuerzas e ilusiones y es que la palabra trasciende,  eterniza, testifica, da fe de nuestras alegrías y de nuestras angustias, y aún pensamos, quizás ingenuamente, que nos queda la palabra y ésta irá en socorro de las generaciones venideras ,  evitará  errores, fantasías  y locuras, de ahí que uno escriba sobre el presente, para alertar e intentar mejorar el futuro.

Uno a pesar de las modas, de internet , de las falsas verdades y falsos profetas, de los intentos de desestabilizar la cultura occidental para hacerse con el poder, con el mando, sabe que la verdad existe y que es obligación de todos perseguirla, buscarla, servirla y expandirla. Uno por muchos canales televisivos, radios y digitales que existan, no se conforma con el silencio anodino y cómplice, y con papel y pluma y a pesar de la sintaxis recuerda que  Jesús, el Redentor del género humano, hace 2018 años nos dijo que: “ La verdad nos hará libres”, y que no hace mucho, en época del general De Gaulle, los ideólogos del mayo del 68 francés tuvieron el coraje de decir y recordar que :”La verdad es revolucionaria”. Necesitamos seguidores, no fanáticos. Apúntate, pues la defensa de la verdad humaniza el mundo , y es que como bien dice el Salmo (84,85) : “El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán…La Justicia irá delante de él, y la Paz sobre la huella de sus pasos “

                            José Antonio Noval Cueto




sábado, 24 de noviembre de 2018

“Mayo del 68”






Quizás pueda sorprender que seis meses después de la celebración del cincuentenario del mayo francés del 68 uno recuerde la cita y ello de manera casual, indirecta, pues constato que no soy historiador ni conozco el tema en profundidad – han sido multitud los libros y trabajos periodísticos  que se han escrito con motivo del hecho- , pero sí uno de los muchos jóvenes de aquella época que recibió multitud de mensajes del conflicto que ha hecho suyos y recitado en cualquier tertulia de amigos o entre los compañeros en el bar de la facultad. Algunas de aquellas consignas o frases sorprendentes aún resuenan en mis oídos mientras escribo estas letras : Prohibido prohibir… La imaginación al poder…Más vale morir que vivir de rodillas …Mensajes que quizás han conformado una generación más idealista y menos pragmática que la actual, que hacen suyo el “vive aunque sea de rodillas”.

Ni que decir tiene que la España del 68 era la España  de “Europa acaba en los Pirineos”. En las aulas se estudiaba mayoritariamente francés y la aspiración de todo estudiante era visitar París quizás por aquello de “Si vas a París papá, pregunta por los apaches…”. Para satisfacción  y orgullo patrio teníamos a Massiel  con su canción “La,la,la”  ganadora del  Festival de Eurovisión en  1968; a Manuel Benítez el Cordobés, en los toros; en el fútbol, al Madrid,   y como solución a las dificultades del momento,  las quinielas y el primer millonario mediático, de nombre Gabino.

Pero repito que ha sido la casualidad, un viaje,  quien me lleva a escribir estas letras en pleno otoño y en plena temporada de lluvias, y es que el pasado 15 de noviembre, de viaje en Mallorca, tuve la oportunidad de visitar, no con la minuciosidad que se precisa – la visita da para más -  la  Iglesia de los Ángeles de la Porciúncula o Iglesia de Cristal, sita en el pinar litoral Son Sunyer, próximo al Arenal, regentada por la orden franciscana. Templo de forma ovalada, con nervaturas en hormigón y hierro, y con 39 vitrales que ocupan 600 metros cuadrados con variado colorido y donde destacan en los vitrales algunos textos del libro de San Francisco “Cántico de las criaturas” y  de las Sagradas Escrituras. Esta luminosidad resalta más un interior  de madera y bronce, donde no falta detalle, desde el pavimento o baldosa del suelo, con simbología cristiana, peces de color blanco y marrón colocados alternadamente, hasta  el altar y el sagrario, de mármol negro con visos  en blanco. Sobre el altar cae la luz de una esbelta cúpula geométrica de hormigón que disminuye en amplitud según va subiendo en altura, y el Sagrario, muy original, se apoya sobre la figura de dos ángeles – recordemos  la advocación de  la Iglesia - . La Visita  se completa con el museo donde entre los muchos motivos que uno puede observar se encuentra con un enorme y bello cuadro de Bartolomé Esteban Murillo que tiene como motivo central a San Francisco.

Sorprendido y asombrado por la Visita – desconocía su existencia y cuando la guía del hotel nos lo dijo pensé que era un mero relleno de actividades para cubrir el día-  recabé información sobre el tema  y me enteré que la Iglesia fue realizada por el arquitecto mallorquín Josep Ferragut Pou y  terminada en 1968, y es precisamente este dato, esta fecha,  la que inconscientemente me traslada al mayo del 68 , y compruebo que mientras unos ,en París,  se manifestaban, se desesperaban e intentaban cambiar al mundo y no al hombre; otros en la bella y conocida  Mallorca buscaban espacios de arte y encuentro, de luz y silencio , de grandeza y oración, y con su trabajo constante y callado hacían realidad aquel  axioma revolucionario de la  imaginación al poder y mostraban con su arte una de las muchas facetas del Dios Creador para asombro de los mortales. Si alguien lo duda, que la visite.



                                                  José Antonio Noval Cueto.