martes, 25 de junio de 2019

“Una hoja en blanco…”



Siempre que tengo un folio en blanco y antes que se deslice el bolígrafo sobre él, me entra cierto nerviosismo, pues aunque tenga clara la idea, me preocupa el argumentario, el cómo decirlo y que llegue al lector, que le guste. Todos en algún momento de la vida hemos sido un folio en blanco. En las pasadas elecciones había muchos folios en blanco, personas que sin experiencia política se adentran, con la mejor intención y voluntad, en este resbaladizo y complicado mundo de la política, en el que pugnan en la sombra más los intereses personales que los colectivos y generales . No hay duda que las experiencias personales y laborales de uno, benefician o pueden beneficiar la actividad política, pero , a mí, también me genera preocupación o incertidumbre que se asuman cargos de responsabilidad sin tener experiencia política, véase el sorprendente caso del Presidente Trump. Los antiguos romanos, pueblo con gran sentido práctico, establecieron la duración de mandatos del cónsul, y un escalafón o gradación de los diferentes cargos políticos, las llamadas “magistraturas del cursus honorum”, de modo que no se podía ser cónsul, sin antes haber desempeñado otras responsabilidades políticas de menor nivel. Esto hoy no se aplica , quizás porque constriña demasiado, pero siempre se nota al hablar y explicarse quien es político de calle y quien es político de moqueta. 

Seguimos en época de pactos, de vergonzante mercadeo –  es urgente que se cambie la ley electoral para que yo sea realmente el propietario de mi voto - , pero no por estar en pactos desaparecen los problemas y algunos de tal enjundia e importancia que excede al contenido de estas letras, que algunos quieren silenciar e incluso hay quien se atreve a proponer y engañar. Don Javier Fernández, con la responsabilidad y moderación que le caracteriza en uno de sus últimos días como Presidente del Principado, el pasado 22 de junio, alerta del interés económico que esconde la transición energética. A mí siempre me sorprendió que la primera palabra y promesa que circulaba por las portadas de prensa después de la moción de censura a Rajoy fuera la de “descarbonización”… Hoy, 25 de junio, un titular de prensa dice:” La industria está “en alerta máxima” por la tarifa eléctrica, advierte la patronal”…Y en medio estamos todos nosotros, los asturianos, que vemos que cada día perdemos riqueza – el País Vasco, a pesar también del envejecimiento, genera el 45% de riqueza más que nosotros-  y que nuestra principal fuente de ingresos son las pensiones de nuestros mayores, y contemplamos con preocupación como se ahoga y reduce nuestro sector industrial y uno de los principales motivos o causas viene generado por la tarifa eléctrica. ¿Por qué no cuesta igual el kilovatio en todas las regiones de España?

Digo todo esto a raíz de las primeras promesas o afirmaciones del futuro Presidente del Principado de Asturias don Adrián Barbón – a quien deseo el mayor éxito en su gestión, pues también redundará en beneficio de todos nosotros- , cuando a raíz de la solución que se ha pergeñado para Alcoa y que , de momento, no parece ser del gusto de los afectados, ha respondido: “Que por lealtad constitucional acata la decisión que se tome en Madrid…” Deseo que la solución sea buena, pero antes, cuidado, estúdiese bien el tema. Está en juego el futuro de muchas familias, de una región, de todos.
¡ Ya basta de trágalas y menos de sorpresas! No siempre la lealtad institucional resuelve los problemas, véase la variante de Pajares, la reconversión siderúrgica e incluso la propia Asturias convertida en un geriátrico de tres alas o niveles. 

Siempre he dicho que lo más difícil de un artículo es titularlo y en esta ocasión un antiguo alumno, buena estudiante y excelente persona, diputado autonómico por Vox, me refiero a Don Ignacio Blanco Urizar,  en el debate que ofreció la TPA –  moderado, elegante,  respetuoso y de elevado tono humano-  tuvo la genialidad de mostrar un folio en blanco para quejarse de la falta de la experiencia laboral del también aspirante a la Presidencia don Adrián Barbón y esta curiosa anécdota me ha dado pie a hilvanar estas letras y desear que el nuevo Presidente de Asturias esté a la altura que todos los asturianos nos merecemos y reconozco que sus palabras pronunciadas el domingo, 26 de mayo, al saberse ganador me han gustado. Han sido acertadas.

 Asturias ya no puede sufrir más desilusiones y frustraciones. Nuestros hijos ya nos piden explicaciones.



P.D Por este mismo procedimiento ya les adelanto que el título de mi próximo artículo será “¿Cuánto cuesta una mentira?”
 
                                                  José Antonio Noval Cueto.



viernes, 21 de junio de 2019

“ Comuniones en Pola de Siero…”



Con frecuencia no nos damos cuenta de la importancia de las cosas cuando las hacemos y más aún cuando somos niños de ocho años que tendemos a magnificar o distorsionar los hechos. Nos dejamos llevar. Nos basta el testimonio de nuestros padres y cuando vemos que éstos, según sus posibilidades, están dispuestos a tirar la casa por la ventana, en el sentido figurado del término, para hacer que ese día quedé marcado en nuestras vidas, como algo especial, grandioso, aunque con el correr del tiempo se nos olvide si fue el 9 o el 16 de junio, es que mi Primera Comunión es algo importante, clave en mi vida, y es que ese Jesús que late en nosotros desde el Bautismo, toma a partir de hoy,  mi primera Comunión, mi primera Eucaristía ,una presencia más activa, más próxima , más exigente, pero también más amorosa  en mi peregrinaje por la vida, y de ello van a ser testigos mis padres, familia , amigos y vecinos, feligreses todos. Jesús, el Hijo Eterno del Padre Dios, va a ser mi amigo, mi compañero de viaje. Trátale bien, Él nunca falla, Él siempre va a estar muy pendiente del tí, sólo te pide que le escuches, que te acuerdes y fíes de Él.

Estas reflexiones vienen a mi cabeza ahora que ya se han celebrado casi todas las comuniones en todas las parroquias de España – en todo el mes de junio se celebrarán 214.271 bautizos, 229.602 primeras comuniones… -  y después de asistir a la misa de  primera comunión el pasado 9 de junio en la parroquia de San Pedro de Pola de Siero y antes que se celebre el Corpus Christi en la localidad, el domingo, 22 de junio. Pensamientos que vienen a uno después de tener cierta edad y la experiencia que dan los años, después de comprender que a veces oímos, pero no escuchamos, que miramos, pero no vemos, que leemos, pero no captamos, y es que hay textos , pocos, muy pocos -quizás uno-  que cambian de mensaje según la edad  e incluso diría que, exagerando, según el tipo de comida y temperatura ambiente ,  y eso a mí me pasa siempre que releo el Evangelio y más aún con el Antiguo Testamento, y es que  la Biblia tiene la peculiaridad, según mensaje recibido, que el autor siempre que te acompaña cuando  la lees y  la ventaja añadida  de saber que el protagonista ,Jesús, es mi amigo, mi escudo, mi roca protectora, y con un amigo así se habla de todo, de éxitos y fracasos, alegrías y tristezas, de aprobados y suspensos, de lealtades y faenas, que de todo hay en la vida, y es que como dice San Pablo en su Carta II a los Corintios “si hay que gloriarse de algo, yo me gloriaré de mi debilidad”. Si partimos de esta premisa paulina estamos en condiciones de enfrentarnos a la vida con cierta dignidad y garantía.

Os debía estas palabras después de mirar el cuadro de mi primera comunión que a pesar del paso de los años, más de cincuenta, aún cuelga de la pared de mi escritorio y tiene un protagonismo importante en mi vida. Él me marca aciertos y fallos, exigencias y metas, y a veces me anima, me consuela, cuando comparo el niño de entonces con el adulto de hoy, y me dice que aún debo mejorar, que tengo que volver a ser el niño  que fui, y es que si no San Pedro no me abre la puerta del Cielo, meta de todo cristiano. No hace mucho me encontré un texto del conocido humorista Miguel Gila que insistía  en la misma idea  y decía: “A veces pienso que me gustaría seguir siendo un niño para no tener que vérmelas con los problemas del día a día. El niño no es rencoroso, no trata de molestar a nadie. La vida sería mejor si todos nos sintiéramos más niños y un poco menos oficinistas”.

Podría añadir más argumentos que avalen mi tesis, pero vais a permitirme que acuda a un testimonio humano, inesperado, de un hombre de a pie que escuche hace unos meses en un programa de la TPA, titulado “A Cai/La Calle”, que se trasmitía desde Salas. La locutora recorría las calles principales de la localidad y a un hombre de mediana edad, de poco pelo, canoso y de rostro curtido, le preguntó:

-       -  ¿Cuál ha sido el día más feliz de su vida?

Y él con esa sinceridad de las personas humildes , sencillas y sanas, sin perjuicios, dijo:

-       -   El día de mi primera comunión.  

Sé que una respuesta parecida, aunque quizás no tan contundente,  está en la cabeza de muchos de nosotros, que reconocemos  que ese día ha marcado y marca nuestras vidas. Contestaciones como ésta explican tus nervios y las preocupaciones de tus padres. A los hechos me remito. ¡Que Dios os proteja y me proteja!

                         José Antonio Noval Cueto.



martes, 18 de junio de 2019

“La tirolina de mi nieto…”




El pasado sábado, 15 de junio, con un cielo azul intenso y sin nubes,  y con una  temperatura excelente, me encuentro en Oviedo , a eso del mediodía, poco antes de las 12. Aparcado el coche y después de cruzar la calle Conde de Toreno, nos adentramos en el Parque San Francisco, pulmón de la ciudad, y por donde quien más quien menos pasa de vez en cuando y más cuando va en compañía de un inquieto niño de cinco años. No es la primera vez que lo hacíamos, ya han quedado en recuerdo las fotos con Mafalda, el estanque de  patos y tortugas o los juegos infantiles próximos. Hoy, él marcó la ruta, y su primera parada o asombro fue ante la estatua o busto erigido al eximio periodista asturiano  don Manuel Fernández Avello, cronista de la ciudad en su día. Supongo que el toque vanguardista de la escultura provocó su parada.  Sacamos la foto de rigor, mientras resuenan las campanadas del reloj de la Escandelera, que siempre agradan y estimulan. Después, bordeando la charca y tras cruzar la calle central del Parque nos dirigimos hacia el pequeño estanque – el de los renacuajos de mi infancia- ubicado antes del Palomar y está sin agua; su fondo pétreo, frío, provoca esa desolación que ya nos había anunciado el deteriorado quiosco de la Chucha, que con su madera derruida y sin pintar, es mera indicación de un pasado más vital, más alegre, o al menos así lo fue para muchos de nosotros. Por la calle que limita con Marqués de Santa Cruz entramos en el Paseo del Bombé y nueva sorpresa, la Fuentona o la primera fuente que encontrábamos los alumnos del Auseva cuando salíamos de clase y cargábamos nuestras pistolas de agua, también estaba sin agua. En el fondo de la misma el esqueleto de sus tuberías asustaba la asombrada mirada del niño. ¡No daba crédito! Un parque de unos 90.000 metros cuadrados con fuentes sin agua y eso que nos azota el Cantábrico y nuestros elevados picos rompen y estallan las nubes ininterrumpidamente.

Continua el paseo y en la zona izquierda del Bombé, nos adentramos en la zona de juegos, pistas de  patinetes, toboganes y la sorprendente tirolina que hizo y hace las delicias de niños y por supuesto de mi nieto, que apenas encaramarse en la plataforma de salto ya digo a sus compañeros que también tenemos una en el parque de la Pola, aunque algo más pequeña. Había cola para deslizarse, la bajada cogía ritmo y fuerza y a los más pequeños sus prudentes padres les acompañaban en el trayecto. Allí fue feliz y colmó su afán de aventuras y sorpresas.  Menos mal. Justificó mi viaje a Oviedo. Un poco más abajo, en la calle central del Paseo los mayores , en ropa de deporte, seguían las indicaciones del monitor con ejercicios de relajación ,estiramientos...

Al salir del parque en dirección a la calle Conde de Toreno la fuente de las Ranas, ruidosa y chispeante en otro tiempo, también está callada, silenciosa, sin ruido, sin agua, ya no “chisca”. ¡No me lo puedo creer! ¡Un parque sin fuentes en un caluroso día de primavera! A todo este panorama he de añadir que el Quiosco de la música, de 1899, obra de don Juan Miguel de la Guardia, lleva encofrado desde hace meses y produce contaminación visual…

Todo esto lo vieron mis ojos, vecino de Pola de Siero, cuando tuve la ocurrencia de aventurarme con mi nieto en el Parque San Francisco y disfrutar del mismo , y en un día que los Ayuntamientos se engalanan para recibir a los nuevos concejales y alcaldes.

Han pasado unos días, se ha formado una nueva Corporación y deseo a todos y a sus principales responsables el acierto máximo porque sé que todo redundará en beneficio de todos, ovetenses o no ovetenses, pues creo que no hay asturiano ni forastero que nos visite que no se dé un paseo por el céntrico, frondoso y agradable Parque San Francisco y más en un día tan espléndido como el descrito.

Sé que hay muchos proyectos y peticiones que esperan al Sr. Canteli , al Sr. Cuesta, al Equipo de Gobierno y a toda la Corporación,  pero la vivencia que describo debe hacernos pensar. ¡Que cada uno saque las conclusiones oportunas! ¡Enhorabuena y mucha suerte a todos, pues supongo que todos tenéis un mismo objetivo: OVIEDO!


                                           José Antonio Noval Cueto.



martes, 11 de junio de 2019

“Jugamos solos…”









Después de las elecciones del pasado 26 de mayo, los sesudos analistas políticos y demás tertulianos de receta y recibo, no dejan de sorprendernos a diario con tesis, justificaciones y conclusiones de lo más sorprendente y si a esto sumamos que no hace un mes que también tuvimos elecciones generales, todo ello produce cierto hartazgo y hace que las pantallas de los televisores se apaguen antes, pues como decía un vecino mío  “ahora la misma, pero más fuerte”…pacto va, pacto viene, Carmena se marcha, se queda…

De todos es sabido que el gran enemigo de la política y digo lo de “enemigo” con intención, no son los adversarios que se sientan en los salones de pleno, juntas, Congresos o Senado, sino el enemigo imprevisto, el que no vemos en la ventana ni en la calle, el que aparece, hiere e incluso mata cuando menos se piensa,  las circunstancias,  y más en un mundo global como el que vivimos, que limita nuestra autonomía y capacidad de decisión. No hace mucho el general De Gaul pedía que los franceses pudieran votar en las americanas; hoy, nosotros, además de votar en las europeas tendríamos también que votar en las americanas y llegado el caso buscar el respaldo chino, ya que allí de momento votar, lo que se dice votar como lo hacemos nosotros, no es posible, aunque algún acercamiento ha hecho Ángel García, el alcalde de Siero, desde Lugones.

Creo que ya va siendo hora de quitarse la venda y reconocer que la política internacional condiciona nuestra economía y futuro- recuérdese la reducción de venta vino a EEUU por el desaire que se hizo a su bandera-, y usar el sentido común y la prudencia son condiciones básicas si de verdad queremos mantener nuestro nivel de vida y progresar de verdad. Una vez reconocido esto, ¿qué nos toca hacer a nosotros como país, autonomía o concejo? Poner al frente de los mismos a personas honestas, responsables y coherentes que hagan bien las cosas; que tengamos unos mismos objetivos o proyectos, por ejemplo combatir la despoblación que está ahora tan de moda, pero especialmente la desertización- de la que no se habla-  que peligrosamente se extiende desde el sur de España,  y especialmente que estemos unidos. La fragmentación y división sólo beneficia al contrario, y es que un competidor menos siempre es reparto para el resto. Si tenemos menos turistas, producimos menos aceite y vino, otros se benefician.

Esta semana va a ser clave en el destino de concejos, autonomías y nación, y una vez más la pregunta que nos hacemos todos: ¿Qué responsabilidad contraje yo el pasado 26 de mayo votando a Pepito, cuando éste, sin autorización mía, va utilizar mi confianza expresada en forma de voto para hacer presidente, alcalde…a zutano? Y aquí viene el desencanto, la frustración y el consiguiente descrédito de la política, y esto una vez más va a ocurrir, sin que nadie lo quiera impedir, ni siquiera denunciar.

Son muchos los profetas que reclaman la reforma de la Constitución, que si ya han pasado más de 40 años y que la sociedad ha cambiado y esto también debe reflejarse en la Carta Magna, pero son pocos, muy pocos, los que denuncian el verdadero problema que limita y restringe la libertad del votante, sus expectativas, la actual Ley Electoral que pocos partidos quieren cambiar y que lleva a toda la sociedad civil bien pensante a inmortalizar a todos aquellos diputados de las Cortes franquistas que tuvieron la generosidad de inmolarse para permitir que en España se iniciase la Transición Política y aprobar la Ley de la Reforma Política, un 18 de noviembre de 1976, con el 81% de los votos a favor.

Hace unos días me encontré con un buen amigo socialista y le di la enhorabuena por sus excelentes resultados electorados y me digo:

-         José Antonio, jugamos solos.

Es el mejor dictamen que he escuchado y leído de lo que ha ocurrido. Alguien debe plantearse y responder por qué ha ocurrido eso. Quizás le pueda ayudar la hemeroteca. Un saludo.
           
                                      José Antonio Noval Cueto.




sábado, 8 de junio de 2019

“Un paseo por el Toral…”



Antes de entrar en el grueso del contenido tengo que precisar que el Toral es un núcleo de población de Traspando, que en un pasado no muy remoto tenía su pozo de carbón, bar-tienda y una pequeña barriada. La crisis minera se cebó desde hace algunas décadas con la zona y hoy quedan pocos vecinos. Está en la mitad de la ladera entre Traspando y Puñide, y una pista aceptable lo comunica con la carretera que sube al Piqueru , Carbayín. ¡Es un sitio para visitar! Se asienta en una amplia explanada y al fondo del mismo un derruido castillete, casi oculto por la vegetación, vestigio minero de otros tiempos de mayor gloria. Últimamente se han reparado con acierto dos de sus antiguas viviendas, a base de piedra y madera, que han contribuido a dignificar la zona y a asentar población, algo que no viene mal. Allí, a escasos diez minutos de Pola de Siero, se aspira buen aire, oxígeno y tranquilidad, a pesar que no muy lejos pasan cables de REE, de reciente instalación. En un entorno así fluyen las ideas, se disfruta de cosas tan sencillas y naturales  como es una conversación, sin guión previo, de tema libre. En este caso sin buscarlo, casi de modo inesperado, uno de los tertulianos se quejaba de la ingentes sumas de dinero que movía el fútbol, fichajes – ayer se conocía el fichaje del belga Eden Hazard por el Real Madrid en 100 millones de euros - y que lo que de verdad importa, la investigación o la búsqueda de nuevas fuentes de riqueza, quedaba en segundo plano, y prueba de ello- decía- es que las portadas de prensa un día sí y otro también las copan los deportes e incluso los telediarios hay días que dedican más tiempo a los deportes y ocio que a la información general.

Todo esto vino a mi cabeza el pasado 3 de junio, cuando en plena campaña de sensibilización de la DGT contra el consumo de alcohol y drogas al volante, al llegar a Pruvia, en el margen derecho de la carretera, junto a la gasolinera, un agente de tráfico me indica que pare y me señala la zona a donde tengo que ir, y allí, otro agente, con mucha educación y prudencia, me informa que va a realizarme un control de alcohol. Hecha la prueba satisfactoriamente – eran las once de la mañana- , una de las tres personas en silla de ruedas que colaboran en la campaña, pertenecientes a la Asociación Aspaym, se dirige a mí, me entrega un díptico muy útil ,  me informa de una manera breve – supongo que no quería robarme mucho tiempo-, pero certera,  de los riesgos y consecuencias de una conducción temeraria, de la incompatibilidad de conducir e ingerir alcohol, drogas, y me dice que una imprudencia, un exceso…nos puede convertir en usuarios de una silla de rueda y a veces, aunque uno no haya  tenido la culpa. Le agradecí su testimonio humano y me recordó algo tan elemental como que lo que le ha pasado a él, José Luis, puede pasarle a cualquiera, incluso a mí.

En esta breve pero intensa conversación le comenté que al ritmo que avanza la ciencia – la media de edad de 1900 era de cuarenta años y ahora estamos en ochenta y dos- yo estaba convencido que la lesión medular se corregiría, siempre que se empleé más dinero en investigación y de hecho no hace mucho la prensa nos había ofrecido imágenes de como cuatro lesionados de médula daban sus primeros pasos.

José Luis, con cierta resignación, con cierto escepticismo, me dijo:

-Eso quizás pueda dar resultado con los se han lesionado hace poco tiempo, pero los que ya llevamos muchos años, lo tenemos más difícil.

No desisto de mi intuición o tesis. Si de verdad se investigase, si se creasen equipos y se pusieran recursos, esa lesión se curaría, pero , repito, debemos marcarnos prioridades y la investigación debe ser una de ellas y más aún cuando tenemos en España excelentes profesionales que , ante la apatía o desgana institucional, emigran en busca de mejores caladeros.

Creo que ha llegado el momento de menos  espectáculo y más seriedad, más rigor, más futuro,  y lo digo desde la base que siempre me han enseñado y es que el ser humano es lo más importante que existe y a él se le debe cuidado y mimo.

Decía Gila en uno de sus monólogos humorísticos que si su abuelo el inventor fuera japonés no se habría muerto nunca, algo habría inventado. Yo creo que lo que hace falta es que se investigue, ya sea aquí – en su día se propuso al Pleno de Siero que facilitará unos terrenos para crear un centro puntero de investigación no lejos del HUCA – o en otra parte, pero que redunde en beneficio de todos.

No quiero concluir estas letras sin agradecer a la DGT y a la Asociación Aspaym todos los esfuerzos que han realizado y realizan en favor de todos nosotros, los confiados e imprudentes conductores. Viene bien asumir cuanto antes que no hay repetición de la jugada. Que no hay moviola.


                                      José Antonio Noval Cueto.



sábado, 1 de junio de 2019

“No merezco tanto” (Acto Académico de los XXV de la Décimo Cuarta Promoción del Colegio Los Robles)




Uno año más he podido comprobar la fertilidad de lo sembrado – el año pasado no sé si por aquello de ser la décimo tercera,  un incomprensible fallo de memoria,  me demostró que el tiempo deja huellas y que las Agendas a cierta edad son necesarias para no faltar a los eventos a los que uno es invitado- , de ahí que este año tomase las máximas precauciones y no faltase a la ceremonia de imposición de becas a la Décimo Cuarta promoción del Colegio Los Robles, al cumplirse veinticinco años de graduación de COU, hoy segundo de bachiller.

La ceremonia se ha celebrado de manera discreta, sencilla y profunda y digo lo de profunda porque son los recuerdos y sentimientos quienes imponen su ruta. Este homenaje al pasado no precisa de grandes ceremonias y protocolos, se escribe solo, lo único que necesita es que acudan los más que puedan y quieran y con este pretexto  intercambiar un hola, darse un abrazo y lo más importante hablar, revivir y comentar proyecto e ilusiones – sé que muchos desde que se graduaron suelen reunirse anualmente, pero no todos pueden -. En esta ocasión en el Cantu Les Cabres, sede en otro tiempo del Olímpico de Pruvia, ubicación del Colegio Los Robles desde 1975, luce un sol de primavera, el aire no molesta y el azul del cielo es tan intenso que mezclado con el verde de sus jardines, trasmite una sensación de plenitud, de paraíso, que nos embriaga a todos.

Este ceremonia de agradecimiento comienza con la Santa Misa, la oración por excelencia, donde el capellán, don José Juan, también recuerda sus años colegiales en su Coruña natal y anima a no ser mediocres, reflexionar, plantearse metas y especialmente la de ser digno hijo de Dios. Posteriormente, en el vestíbulo del Colegio, el de primaria, el de las grandes emociones, que hace con frecuencia de Salón de Actos o Sala de Conferencias, empieza la imposición de becas a estos antiguos alumnos, unos cuarenta, no sin que antes, don Guillermo Suárez, profesor tutor de esta promoción en su día, recuerde momentos y anécdotas escolares o haga sugerencias e invitaciones. A continuación el señor director don Ángel Gallo, acompañado de su cuadro directivo y del Presidente de los Antiguos Alumnos, impone nuevamente la beca verde de colegial a cada alumno. Antes de concluir el acto, con las palabras agradecidas del Director, dos antiguos alumnos, Alfonso y Pedro María, toman la palabra en nombre de sus compañeros, y de manera dialogada hilan un mensaje natural,  original y agradecido  , unas veces ceremonioso, cuando habla Alfonso, y en tono más simpático y conciliador, Pedro María, cuando tiene que aclarar o matizar algunas de las expresiones vertidas por su compañero. Foto de familia y recorrido por el colegio.

Ahora llega el aperitivo. Se ubican convenientemente las mesas en el porche , se disponen los aperitivos , tapas, quesos, jamón, empanadas, pates, pastelitos y lo más importante: hablar, cambiar impresiones, recordar. Saber unos de otros y lamentando que dos de sus compañeros, Javier y Carlos,  sigan la ceremonia desde las dependencias de la Casa del Padre. De pie y agrupados en torno a las diferentes mesas se habla de África, de la bella y urbanística Vitoria, del Méjico azteca, de Madrid, Alic
ante, La Rioja, Santiago de Compostela,  Gijón, Oviedo, Grado, Villaviciosa, Pola de Siero…De los hijos y sus cuidados, de las tareas de la casa, de las noches sin sueño velando niños, de sus inquietudes y problemas, y por el medio el poder de la prensa, justamente llamado cuarto poder y de las noticias que no salen, que no se publican y de su poder y la influencia que ejercen en todos nosotros y especialmente en los más vulnerables, nuestros jóvenes. Junto con esto la lectura y su desventaja ante los atractivos del mundo de la imagen y de los videojuegos. Se habla de literatura, de la necesidad de conocer el pasado para encarar el futuro y de las dificultades de la labor política y las deslealtades que genera.

El tono es civilizado, sereno, reflexivo; de vez en cuando se entremezcla el recuerdo de su familia, sus trabajos y su excesiva movilidad. Es una generación cosmopolita, universalista, que cambia de domicilio en menos que canta un gallo. Son más que leyenda urbana. Los menos en Asturias, los más, en avión y con los aeropuertos como segundo domicilio. Están en la madurez de sus vidas, en pleno rendimiento de sus capacidades, ya como ciudadanos, ya como padres responsables, y todos con un saber estar que sorprende, que asombra, que provocan estas palabras antes que la memoria se vele.

Regreso a casa, a eso de las 6 de la tarde, cuando aún queda partido, cuando todos con los bancos colocados de forma rectangular siguen desgranando historias, actividades, lecturas y entre ellas una de mis preferidas y hoy no muy difundida, la  exquisita prosa de “La vida nueva de Pedrito Andía”, de don Rafael Sánchez Mazas, “La Aldea perdida” o “El Quijote”, parcelado en capítulos y como estrella la nueva reedición de “Las Armas y las letras” de Andrés Trapiello. De García Márquez hablamos en otra ocasión, pues hay alumno que tuvo el privilegio de conocerlo y otro de los presentes ha escrito recientemente un libro  que me va a hacer llegar, con la particularidad que el escritor es el mismo personaje de la novela, o sea es una novela de la novela. Le prometo crítica, la que sé, la impresionista, la del me gusta o no me gusta.

Llega el momento de dejarlos solos, que cuenten sus travesuras, sus chuletas, que se desahoguen en un día bañado de luz, del mes de junio. La emoción impregna mis palabras y en mi cabeza golpean las palabras, los recuerdos y especialmente la frase que da título e estas letras. He vivido unos momentos mágicos y de ello quiero dar constancia. ¡Gracias por hacerme partícipe de una experiencia tan bonita como ésta!¡Gracias por las muestras de gratitud y cariño que habéis desplegado hacia nosotros, los profesores!

Para acabar permitidme que cite una frase que seguro conocéis y que yo intento aplicar cada día en  mi vida: SIEMPRE DE CARA A LA BELLEZA.
                                                         Un fuerte abrazo.

                                                 José Antonio Noval Cueto




martes, 28 de mayo de 2019

“La oportunidad de Rivera”



Ha pasado la caravana electoral, las promesas, deseos y fronteras, y uno se encuentra con la cruda realidad, la de los hechos y el destinatario de los mismos: el pueblo español, y éste debe ser el auténtico protagonista de cualquier estrategia política que se ponga encima de la mesa, por muy dura que haya sido la campaña y las presiones y desencuentros de la misma. Ahora toca poner en marcha a España y conducirla a tierra donde brote leche y miel, paz y felicidad, y para ello la única condición que pongo es que uno se sienta español, perteneciente a  la nación más antigua de Europa y creadora de vasto imperio que da idioma a casi 600 millones de personas, naciese donde naciese y viva donde viva.

El hombre de a pie, como quien  escribe, quiere que la España del sentido común circule por las calles , que no tengamos que andar con el aliento contenido , con temor, con miedo, al comprobar que  el sentido común y la ley no van de la mano, que lo que piensa y desea el pueblo no siempre lo ampare la ley, ya que a veces, últimamente,  con cierta frecuencia, da la impresión  que la ley sirva para todo, ya para  vestir a un roto y a un descosido. No hace mucho le decía a un amigo jurista  que  daba gracias a Dios de no ser abogado, porque eran capaces de hacer que lo blanco sea negro, y , creo que esta es la opinión de muchos hombres de a pie, ciudadanos responsables, y los hechos recientes avalan lo que digo. ¿Alguien me puede explicar cómo es posible que para ser funcionario se exija que el aspirante no tenga antecedentes penales y que su posible jefe pueda ser un diputado en prisión? El inicio de la decimotercera legislatura  de las Cortes fue un espectáculo de bochornoso, en el que  la  indignación y falta de respeto a la soberanía nacional, a todos nosotros fue más que evidente. Y esto no debe permitirse y menos persistir en ello.

Ha pasado casi un año desde la moción de censura a Rajoy, y hoy tenemos un gobierno legitimado por las urnas y todos comprobamos, con preocupación, que el tema catalán en vez de resolverse y solucionarse se incrementa, que Cataluña está presente en todos los menús , que más que Partido Socialista Español ya se  habla de Partida Socialista Catalán, que irradia sus influencias hacia todo lo que se mueve y que pone personas de su ámbito en las instituciones principales del Estado(Presidencia del Congreso y Senado).  Durante todo este año de política bastarda que buscaba  el momento óptimo para  convocar las elecciones desde el poder, que siempre da ventajas, Pedro Sánchez ha pasado del radicalismo a la socialdemocracia y ha descubierto que el progreso de los pueblos depende de la estabilidad, de la economía, y que con  socios como los que ha tenido no puede llegar muy arriba. Aún no está muy lejos la llamada de Obama a Zapatero en mayo de 2010. Y la solución se llama: Ciudadanos ¡Qué hacer si Rivera no me quiere, porque le he dado muchos motivos para ello!...

Todos sabemos que desde el primer día de la campaña electoral el mensaje más repetido y dicho por parte del líder de Ciudadanos fue el de : “Con Sánchez, no”, y es que no se fiaba de él y motivos tenía …pero nuevamente los hechos y las necesidades ponen las palabras en entredicho. La coyuntura internacional – guerra comercial entre EEUU y China- y sus previsibles consecuencias para Europa y lógicamente para España –crisis industrial, del acero, crisis energética…- demanda un gobierno estable, responsable, que conozca sus posibilidades, de ahí que desde los poderes económicos y políticos europeos se pida a Rivera sentido de Estado, que recapacite, que no cierra  la puerta, que se hable, que se dialogue, y el mismo presidente es consciente de su necesidad, que no debe entregarse en manos de quienes buscan la inestabilidad, el desencuentro, la tensión; demanda diálogo, entrevista, hablar con Rivera, y el pueblo español , que es juicioso, que quiere conservar el bienestar logrado y a ser posible aumentarlo, pide un acuerdo, una solución, no la política fratricida y rencorosa del “no, es no”, que durante mucho tiempo empleo el presidente Sánchez con Rajoy.

En un contexto tan delicado a mí me surge la pregunta ¿Qué debe hacer Rivera? ¿Yo qué haría? Seguro que en una negociación a dos bandas habría muchos temas a tratar, a plantear, pero hay uno del que poco se habla y que considero vital para el sostenimiento del sistema y la existencia de España como nación unida y firme, y es la reforma de la Ley Electoral. En plena época del auge independentista y con una ley que fabrica más independentistas que votos – Cataluña y País Vasco con menos votos obtienen más diputados que el resto de las regiones de España - esto no puede sostenerse. Desde hace años y en diferentes momentos o situaciones políticas, se ha hablado  de la reforma de la Constitución, de la necesidad de adaptarla después de 40 años de vigencia, pero de la reforma urgente de la Ley Electoral poco se habla y es una demanda que exige el pueblo, que no quiere se negocie con su voto y menos que se premie al independentismo. ¿No creen que ha llegado el momento de utilizar norma jurídica necesaria y precisa para frenarlo o todavía queremos servirnos de ellos sabiendo que no tardando mucho nos dejaran tirados en la orilla? Pudo hacerlo en 2011 el PP con mayoría absoluta, pero no se atrevió  porque el PSOE no le secundaba y ahora pagamos todos las consecuencias.

Esto no puede seguir así y creo que oportunidades como ésta no se pueden perder. Si yo tuviera la oportunidad de hablar y negociar con el actual Presidente de Gobierno le pondría como condición sine qua non la reforma de la Ley Electoral, de manera que, por lo menos, a la hora de votar seamos todos iguales. Seguro que habrá otros muchos temas de Estado que pidan diálogo, acuerdo, llámense pensiones, paro, ciencia , seguridad… pero éste es vital para la subsistencia del sistema.¿Lo queremos?


                            José Antonio Noval Cueto.