sábado, 14 de abril de 2018

“Cuenta con nosotros, Madre…




A cierta edad  cuando  la vanidad y   los prejuicios ya deben haber desaparecido, cuando uno ya tiene la libertad que dan los años  y no busca el aplauso fácil ni la  complacencia, sino ser fiel a sí mismo y a su manera de entender la vida, me tomo el atrevimiento de escribir estas letras con la única pretensión de trasladaros unas reflexiones que espero que os sean útiles como lo han sido y son para mí. Y todo ello a raíz de un reciente viaje al santuario de Fátima, o para ser más correctos y precisos al Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima. Antes de continuar con el relato y por si alguno pudiera molestarle, le confieso que soy católico, apostólico y romano, y que todos estos adjetivos no bastan para hacerme mejor persona – si Dios no me ayuda-  , libre de errores, egoísmos, negligencias y  silencios… aunque lo intento. Mi afición preferida es la lectura tanto de periódicos como de libros, y uno de los  artículos que últimamente he recortado y guardado en mi cuaderno se titula “Reza por mí” .Se publicó el  11 de marzo en el ABC de Sevilla y se autor es el periodista Miguel Ángel Robles. Fue viral en la red. Nacer un 13 de mayo y año mariano obliga y más aún si tu madre te lo recuerda siempre que puede, lo mismo que las campanas del santuario de Fátima lo evocan con su tañido al  dar las horas. Era la época en que las madres rezaban con sus hijos, como lo recuerda tiernamente Pablo Neruda en uno de sus artículos…

De ahí mi promesa de visitar Fátima antes que concluya su centenario y después de muchas tentativas, en  plena Pascua  o Resurrección de la Vida,  cuando se cumplen noventa y nueve años de la muerte de Francisco Martos, uno de los tres pastorcitos, canonizado el año pasado y fallecido un 4 de abril de 1919. El viaje a pesar de ser apresurado, corto y casi diría improvisado cumplió su misión. Su objetivo que no era otro que evidenciar la importancia de la fe en nuestra vida, en nuestra sociedad. Algo que deberíamos ya tener asumido, pero que por motivos dispares ( manipulación, silencios interesados, estrategias, inercias, prejuicios…) y otros que se me escapan, no se tiene  y más cuando el cristianismo es uno de los pilares básicos  de la cultura occidental, con evidencias  clamorosas en la misma Pola de Siero y su hito fundacional en el año 1.141 cuando doña María Ordóñez creó un “hospital de peregrinos”.

No voy a hablaros de la tranquilidad, devoción, conversiones, encuentros  y silencio que se aspiran en el Santuario, ni de las multitudes de personas , de toda raza, condición y continente, que asisten y participan activamente en   las ceremonias religiosas litúrgicamente muy cuidadas o que se confiesan en la capilla de la reconciliación, con sacerdotes que conocen sus idiomas. Eso atañe a cada uno. Son testimonios personales.  Hoy, en estos momentos en que escribo, también 13, pero de abril, me traslado a Cova de Iría,  donde Virgen del Rosario de Fátima hace ya casi 101 años se apareció  a tres pastorcitos (Jacinta, Francisco y Lucia) para  que  : Rezáramos diariamente el Rosario, amáramos el Corazón Inmaculado de María y tuviéramos el coraje de pedir perdón por nuestros fallos, errores, que no perseveráramos en ellos.

La pregunta que yo me hago es: “¿Cumplimos el encargo?”  La respuesta no es fácil. El cielo se llena de nubes y dudas y es que en todo este tiempo han pasado cosas de mucha importancia, algunas terribles así: Revolución en Rusia, Guerra Civil en España, 2º Guerra Mundial, Caída del Muro de Berlín, Terrorismo islámico  y nuevas tensiones nacionalistas en Europa, junto con la llegada de miles de refugios que huyen de sus países de origen, principalmente de Siria …

La vida es más sencilla de lo que uno piensa, siempre que se tenga sentido común  . Aún estamos a tiempo de mejorar, de cambiar la sociedad. La receta la tenemos al alcance de la mano, sólo se necesita un Rosario, y es que como nos decía el Padre Héctor en la misa en español celebrada en la Capilla de las Apariciones: “La Madre, cuenta con nosotros”. ¡Mucho ánimo!

En este viaje meteórico no faltó ni el chuletón de morucha en Salamanca ni la visita de la librería Lello, en Oporto o Porto como dicen los portugueses,  una de las más antiguas de Europa, fundada en 1906, y donde en su expositor de libros en castellano sobresalía “El Quijote” de la Real Academia Española, en la edición supervisada por don Francisco Rico, y es que quizás a don Quijote le hubiera ido mejor por tierras del Duero que por Barcelona. De las novedades ”El monarca de las sombras” de Javier Cercas.

 Este escrito llega a su fin y recuerda que ya en 2004, la periodista Oriana Falachi, atea cristiana como se definía, ya avisaba y alertaba a Europa de que Eurabia llegaba. ¿Hemos hecho o hacemos algo por evitarlo? Velas y rosas en alguna calle y poco más. Últimamente se incrementa la venta de rosarios, pero no la demografía. Tenemos miedo a la vida, la cosificamos en exceso. Recemos unos por otros.

                                   José Antonio Noval Cueto.



sábado, 7 de abril de 2018

“Combatiendo la nada…”




Hace unos días , previos a la Semana Santa o Semana de Pasión, alertaba desde esta columna de la peligrosa y destructiva socialización de la nada, que lleva aparejada la ausencia de obligaciones y compromisos, la entronización del “yo”, del hedonismo y del mundo a mi  medida , con desprecio del pasado , sin horizontes del futuro, sin compromisos con nada ni con nadie, como si sólo existiera el presente, mi presente, como si lo quisiéramos absolutizar, aunque reconociendo que no tenemos mimbres, cuerdas, para detenerlo, y que ese axioma de la eterna, musculosa y perenne juventud, por muchos masajes, terapias  y cremas que nos demos, tiene fecha de caducidad, es un imposible,  y cuanto más tardemos en asimilarlo, mayor será nuestra frustración o desesperación.  Es bueno saberse finitos y limitados, y a partir de ahí pedir clemencia, ayuda… en mi caso al Amo de la Vida. Y a esto se nos invita en esta Semana de Pasión, donde todo un Dios se hace hombre para salvarnos,  cargar con nuestros pecados y mostrarnos un rayo de esperanza, y sólo nos pide, dentro de la máxima libertad, que tengamos los oídos y ojos abiertos, ya que sólo Él tiene palabras de vida eterna.

De las rigurosas semanas santa de los años 60 a las actuales hay muchas diferencias, si antes dominaba la excesiva austeridad, ahora el relajo más absoluto, con coche, playa, sol y churrasco, pero  , afortunadamente,  entre ambos extremos empieza a moverse algo y así, sorprendentemente, cada año tenemos más pasos y procesiones en nuestras calles y más fieles en pos de ellas, y ello en toda España, incluso en Asturias, donde el amplio abanico de procesiones alcanza a todos los concejos.

Mi semana santa tuvo como preludio la lectura del libro “Quo Vadis?” del polaco  Henryk Sienkiewicz, donde aparecen personajes como Nerón, entonces dueño del mundo, y los protagonistas del relato : el joven ambicioso y apuesto Marco Vinicio, que regresa a Roma después lograr grandes éxitos con la Vigésimo Cuarta Legión Romana, y la bella y honesta Ligia, y a  Petronio, inteligente y hábil cortesano, o el mismo Quilón Quilonides (en algunos libros aparece Chilón, Chilonides) mal utilizado en esta película que está  ambientada en los primeros años del cristianismo en Roma, con la presencia de los apóstoles Pedro Y Pablo…Mi propósito era cotejar las relaciones entre la literatura y el cine – de ahí que mis alumnos tenían también  la obligación de ver la película- así como la evolución de la conducta de un Marco pagano a un Marco cristiano. Afortunadamente la noche del miércoles santo se televisó  “Quo Vadis” en Tele 13. De todo este trabajo me quedó con unas frases que sirven bien para introducirnos en la Pasión  cuando se nos dice: “Mírate en tu corazón y reconócete como realmente eres”, y cuando la misma Ligia, heroína cristiana, le dice a Marco: “A Cristo ya lo llevas dentro, lo sientes más fuertemente de lo que tú crees…”.

 Con esta sensibilización uno se mete en los sufrimientos del Señor, de Jueves  y Viernes Santo con  el cuidado exquisito de la Palabra, y es que como bien dicen los Evangelios el principal mandamiento de la Ley de Dios es:” ¡Escucha Israel!, amarás a Dios sobre todas las cosas”, y esto de “escuchar”  en una época de ruido y prisa es necesario recordarlo. Todo esto lo ha cuidado y mimado la comunidad parroquial de San Pedro de Pola de Siero y su máximo responsable don Juan Manuel Hevia Fisas, y de todo nos hemos beneficiado sus feligreses, y estas letras quieren ser testimonio de ello.

Decía uno de los personajes de “Quo Vadis?”  que “las lágrimas siempre se vierten como preludio de alegrías”, y la Vigilia Pascual del Sábado Santo en San Pedro de Pola de Siero, con muchos fieles, con oscuridad, silencio y velas, ha sido de las que marca época, de las difunde sentimientos, de la que expande la alegría de los que vivimos una misma fe, y es que mientras los versos de Lorca hablan de que “viejos cuchillos están tiritando bajo el polvo”, suenan en mi cabeza palabras que dicen : “Si supieras lo que te amo, si supieras lo que te amo, no te atreverías a vivir sin amor…”  o el bello fragmento del Pregón Pascual que nos dice : “¡Que noche tan dichosa en que se une el cielo con la tierra, lo humano con lo divino!...¡Resucitó! ¡Aleluya!…”  Alegría que el propio sacerdote, don Juan Manuel, testimonió desde el altar y que efusivamente traslado a sus fieles.

Nuevamente cabe plantearse la pregunta que hacía Marco Vinicio en carta a Ligia de :”¿cómo pueden caber juntos en la tierra hombres como Pedro, Pablo y Nerón?... y la respuesta la aventuro en palabras de San Pablo cuando dice: “El amor sujeta más sólidamente que el miedo”. Reitero mi agradecimiento.

                                           ¡Felices Pascuas!

                                       José Antonio Noval Cueto.



lunes, 26 de marzo de 2018

“El Día Mundial del Agua”



Si siempre el agua ha tenido protagonismo, más ahora que hasta Hollywood la ha premiado con cuatro óscar en la película “La Forma del Agua”, cuyo título ya habla por sí solo. No hace mucho se nos dijo  que Asturias necesita para abastecerse el agua de las minas o nuevas presas; que los asturianos consumimos más litros de agua que la media nacional – concretamente 31 litros más al día- y  eso que los españoles consumimos menos agua al día que la media de los europeos. En resumen, que los tiempos de la palangana y el baño semanal están muy lejos.

No soy muy partidario de las celebraciones o conmemoraciones para publicitar o evidenciar un problema, pues creo que con el pasar de los años se banaliza – por eso de que el sistema lo engulle todo -, queda en  anuncio, en protocolo, en un hacer que se hace;  no obstante reconozco que aun así si alguien se sensibiliza y se compromete, bienvenido.

Este año de tantas ciclogénesis  explosivas celebramos el Día Mundial  del Agua , un 22 de marzo de 2018, con una de ellas, la de Hugo, que ya acecha a nuestra costa , y  me va a permitir plantear algunas consideraciones.  No  estaba en el guion que el Día del Agua se celebrase con abundante agua, que bien aprovechada y utilizada será energía y riqueza para todos. Reflexiones que vienen a mí, cuando se cumplen veinticinco años que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaro que el 22 de marzo de 1993 se celebrase Primer Día Mundial del Agua. De entonces para acá pocos logros se han obtenido en España, y a los hechos me remito.

No hace mucho el ideólogo de Podemos, el Sr.Monedero, en una entrevista periodística  decía  que uno de los problemas más importantes que tiene España era su desertización – desconozco si su Grupo presento alguna proposición sobre el tema en el Parlamento- . En todo esto tiempo poco se ha hecho para atajarlo y cuando se intentó algo, como en la época del gobierno del Sr. Aznar con el trasvase del Ebro, un macabro atentado terrorista y la llegada al poder de un inexperto e imprudente Presidente lo impidieron.

En tiempos de banalización y desprestigio de la política no viene mal recordar que existe la política de altura, la que abandera grandes proyectos capaces de transformar la sequía en fertilidad, el páramo en huerta, el desierto en vergel, pradera, y a ello se deben dedicar nuestros políticos si de verdad les preocupa el futuro y el bienestar  de sus vecinos, de sus ciudadanos. Si lo hubieran hecho Asturias no sería el geriátrico que es, y eso que dinero hubo en abundancia, pero su uso y empleo muy desafortunado y de ello saben bien algunos políticos actuales. Ahora que tanto se habla del corredor mediterráneo ¿qué hubiera pasado si el agua les llegara con normalidad?... ¡Seríamos el frutero y granero de Europa!…¿Y esto en qué se traduce? En riqueza, tranquilidad y trabajo para todos… Todo esto pudo y puede hacerse, pero no a la trágala, sino  cuidando y garantizando recursos para todos…pero la cortedad de miras de unos y los prejuicios de otros, lo impidió; no por razones técnicas, sino por mero interés político de algunos y así nos ha ido y nos va, basta ver la penosa situación catalana actual.

También a finales de los 80, en plena hegemonía socialista se aireó en los medios , por boca de don Alfonso Guerra, la intención de trasladar o llevar agua del norte para el sur. A mí, en aquel momento, me pareció exagerado, temerario, pero hoy, una vez que la técnica ha llegado al nivel que tiene, y que  gas argelino calienta nuestras casas, ya no me parece tan imposible, siempre que hablemos de excedentes de cuencas y que no vistamos un santo para desvestir a otro. Los técnicos dirán…A mí se me ocurre que si los israelitas han convertidos desiertos en vergeles, creo que algo podremos hacer nosotros para evitar la desertización, del mismo modo que hace unas décadas se transformó el Páramo leonés en una tierra fértil y productiva, pero mucho me temo que el problema no es técnico, sino de índole política, y es que  hay quien prefiere que persista la ruina antes que el pueblo progrese, y de ello deben tomar nota los votantes.

Unas vez planteadas estas cuestiones y ahora que la Organización de Consumidores va a plantear que los bares sirvan agua del grifo gratis a sus clientes, permitidme, que en un día lluvioso y ventoso, celebre la efemérides con los versos del poeta Federico García Lorca nos dejó cuando las gotas de agua martilleaban los cristales de su ventana:

   “La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
    algo de soñolencia, resignada y amable,
   una música humilde se despierta con ella
   que hace vibrar el alma dormida del paisaje…
   Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
   y nos unge de espíritu santo de los mares…”

              José Antonio Noval Cueto.



viernes, 23 de marzo de 2018

“Vísperas de San Patricio”


Antes que los ríos se tiñan de verde – algo muy fácil en esta Asturias lluviosa y verdosa – y que por las calles de Chicago y de Nueva York desfilen millones de personas con motivo de la festividad de san Patricio, un día antes,  16 de marzo, se celebró en el colegio Los Robles  el Acto de Graduación de la Imposición de Becas a los Alumnos de la XXXVIII  Promoción, que iniciaron su andadura un setiembre de 2006 y que ahora, a falta de unos meses para el final de curso, con este acto, cargado de afectividad y de agradecimiento, hace balance del camino recorrido , de los aciertos y errores, de éxitos y fracasos- educación que también se necesita-. Todos esperamos este día con  interés y especialmente los alumnos, auténticos protagonistas del mismo.

He asistido a casi todas las Graduaciones del Colegio, creo que a 36 de las 38 celebradas, y nunca he visto que ninguna promoción no estuviera a la altura de las circunstancias, que no  cuidara y celebrara el Acto con el decoro y distinción que todos deseamos, y si alguna vez se saltaron el protocolo fue para humanizar y ennoblecer más el acto, ya que el aplauso de alguno de sus compañeros lo merecía. Desde la primera, celebrada un 12 de junio de 1981 hasta la actualidad, la estructura  es la misma, con esas pequeñas novedades que facilitan los nuevos avances técnicos ya de tipo informático o decorativo,  y que es la siguiente: a/ Recibimiento a las familias y entrega a las madres de un ramo de flores  b/ Santa Misa para agradecer al Señor  todos sus desvelos durante estos años e implorar su protección ante los nuevos retos que les esperan c/ Imposición de Beca de la Promoción a Nuestra Señora de los Robles en la capilla del Colegio, sita entre arboleda, zona verde y canchas deportivas, de modo que los suspiros del aire, las oraciones, las risas y gritos la arrullen  y fervorosamente le piden que ya que ha sido Testigo de sus avatares, de sus preocupaciones, alegrías y tristezas, que  no les olvide, aunque ellos no siempre se acuerden de Ella. d/ Lección magistral, que en esta ocasión corrió a cargo del catedrático de Derecho Civil don Ramón Durán Rivacoba  que en una medida y cariñosa  intervención –  lejos de su intención quitarles  protagonismo a ellos, los alumnos de la XXXVIII -  , les recordó que este acto Académico es una Ceremonia de Tránsito, de una etapa que pasa a una que se abre, que es un día para ser agradecidos por el privilegio que supone estudiar y forjarse un camino personal, un proyecto de vida, que se alimenta y se sustenta en la esperanza, que exige y demanda una libertad no exenta de responsabilidad, que nos estimula a encarar un  futuro donde uno debe decidir por sí mismo y esto, por desgracia , no está exento de dificultades en una sociedad que se pretende uniforme, y  donde el ruido, la contaminación , la moda y la etiqueta intentan marcar el camino. El reloj está a cero, empieza a andar, tú debes  marcar los tiempos, los proyectos, tu plan de vida, y para ello se necesita discernimiento, búsqueda de la verdad – que existe- y para ello se necesita lectura, conocimientos, habla, escritura,  vista y oídos. No debemos conformarnos con ser meros auxiliares de conocimientos o intermediarios, sino tenerlos propios, y para ello hemos de buscarlos, sopesarlos y contrastarlos, y sólo entonces difundirlos. e/ Imposición de la beca de Colegial a cada uno de los alumnos, y al concluir el profesor encargado de Curso Don Guillermo Suárez Noriega y el alumno de la Promoción don Pedro Izquierdo Fernández-Ladreda, se dirigieron a los presentes. Don Guillermo después de una breve explicación de lo que supone en sí la imposición de una beca, sus orígenes  y el significado etimológico de la palabra “Colega” o “los que leen juntos”, hizo una rápida pasada por la trayectoria académica –niño infantil-edad del pavo- adolescencia-, recordó que la vida se teje con éxitos y fracasos y que es necesario aceptar los fracasos y que sólo fracasa el que nunca se levanta , y en esa línea de certezas les dijo que nadie puede ser feliz solo y que después del  “triunfo” no hay nada. Por su parte, Don Pedro, ya colegial, con el apoyo de imágenes, recordó anécdotas y vivencias de su promoción  y agradeció a los padres y profesores todos los esfuerzos para lograr su mejora como personas y como estudiantes. f/ Clausura del Acto, con las palabras del señor Director don Ángel Gallo López que después de algunas breves y oportunas consideraciones, da la enhorabuena a los nuevos colegiales y agradece a las familias la confianza que han depositado en el Colegio . Concluye la ceremonia con el  “Gaudeamus igitur” y la foto de rigor. Después de un día tan emotivo   , para reponer fuerzas, dialogar  e intercambiar experiencias, en el comedor del Colegio, nos esperaba el típico vino español, cervezas, refrescos  y unas originales y exquisitas viandas.

Creo tener documentación y vivencias para afirmar lo que he dicho:” que todos los Actos Académicos han sido y son excelentes”,  y dentro de esa excelencia, únicos, irrepetibles,  y es que cada generación es como es, diferente a las demás, ya que las personas que la integran son diferentes, no se repiten,  y en esto reside su originalidad.

Escritas estas palabras que os debía  y con las cuales os expreso mi gratitud, mi deseo que  vuestro  proyecto y plan de vida llegue a buen puerto, tengo que confesaros que según venía en coche hacia el Colegio me invadía nostalgia, tristeza, melancolía, saudade… como querías llamarlo, y es que  también yo  estaba en una ceremonia de tránsito, de paso de una etapa a otra, y es que después de 38 años ésta era mi última ceremonia de Imposición de Becas como profesor del Colegio  .

 ¡Un fuerte abrazo para todos!¡ Os deseo lo mejor!


                               José Antonio Noval Cueto

jueves, 15 de marzo de 2018

“La socialización de la nada…”





El título no es propiedad mía, se lo he usurpado al protagonista de estas letras que no es otro que don Jaime Mayor Oreja, exministro de España. El pasado 13 de marzo, festividad de San Rodrigo y Santa Sancha, y quinto aniversario del Pontificado de Papa Francisco, me dirigía a Oviedo, para asistir a una Charla-coloquio bajo el título de “Crisis de valores en Occidente: causas y alternativas”,  organizada por el Club Torla. Intuía que me iba a obligar a escribir estas letras y fui pertrechado de papel y bolígrafo – soy analógico - . Suponía que los contenidos  provocarían sorpresa, y más conociendo los méritos del ponente que nunca defrauda,  mide sus palabras, expone sus argumentos, sus certezas, y una vez hecho el diagnóstico alienta, motiva, invita  a hacer algo, por poco que sea, todo menos  que  complacerse o sumarse a la mentira, pues, como bien nos dijo, no es lo mismo medir que mentir. 

 Antes de la conferencia tuve la oportunidad de conversar con don Jaime y recordar que hacía casi catorce años compartimos atril en la antigua Casa de Cultura de Pola de Siero, en la primavera del 2004, cuando era cabeza de lista del PP al Parlamento Europeo. Si ya entonces sus juiciosas y medidas palabras, impregnadas de vida y verdad, impresionaban, con más motivo hoy, donde el todo vale viene para no marchar,  la desorientación y el desorden se ha convertido en norma de conducta, y la deseable madurez y coherencia ni viene, ni se la espera, y el único consuelo que nos queda , por aquello de que mal de muchos  consuelo de tontos, es que el problema no afecta sólo a España, sino a todo el mundo occidental, bajo diferentes formas (Brexit, nacionalismo, populismo…). El salón estaba repleto – muchas personas no pudieron entrar-  y la casi hora y medio que duró la charla se nos hizo corta. Nadie miraba el reloj   y los rostros de los presentes traslucían el asombro que las  palabras provocaban.

Que en tiempos de mentiras y de silencios interesados sé tenga la valentía de expresar  lo que uno siente y vive, apoyado en sus muchas reflexiones  y amplias vivencias personales, es de agradecer, y más aún que no haya tenido reparo, desde la humildad que le caracteriza, en reconocer que de la fama al silencio se pasa en el estrecho margen de un día, y que de verdad, cuando uno hace balance de su vida comprueba  que lo único que le queda, que le fortalece, que les justifica  es su familia (padres, hijos , hermanos…) , sus amigos íntimos,  su fe, sus creencias…

En  el inicio de su intervención nos recuerda que el cristianismo no es sólo una religión, sino una civilización – la catedral de Oviedo preside la vida ovetense desde que se inició en el siglo XIII -  , la misma que ahora “algunos” quieren subvertir, destruir y para ello se sirven de  las herramientas más dispares, empezando por generar la crisis de la persona, que lleva a esa  recesión moral que conduce al desorden tan característico de nuestro tiempo y del que tenemos noticias un día tras otro. Recientemente un periódico nacional alertaba del abandono de personas mayores en las urgencias de hospitales madrileños…  Esa crisis personal se alimenta con la nada, con la falta de compromiso, de deberes y obligaciones, con el depende, me interesa, me apetece, y es que como muy bien dice don Jaime hemos “socializado la nada”,  y con “la nada” nada  se construye,    nada existe,  ni deberes, ni obligaciones, ni compromisos, ni  proyectos, ni ideales, ni patria, ni verdades, nada cuaja, todo es etéreo, líquido, movible. Los tiempos de “la verdad os hará libres” están en desuso, y los  gurús del momento nos estimulan y alientan a defender “nuestra libertad para crear nuestra verdad”, de ahí que se utilice sin rubor el término de “posverdad” o “mentira resultona” que dicen algunos.

En este ambiente de desertización ideológica o patrimonio de la nada que busca la destrucción de Occidente, todo vale. Este proyecto de ingeniería social que denuncia don Jaime se abastece del mundialismo, del se lleva, y del relativismo moral, del   depende , de las circunstancias. No hay normas objetivas e incluso la verdad es subjetiva, siempre es mi verdad. Todo se puede cambiar, por no haber no hay ni seres sexuados, por mucho que los colectivos ecologistas lo denuncien. En España todo esto se alimenta de nuestro eterno complejo de inferioridad y de un nacionalismo que lo único que busca es dividir, desestabilizar, destruir.

Hasta este momento he intentado sintetizar el diagnóstico que don Jaime nos ha hecho de la realidad introduciendo algunas aclaraciones mías que expresan mi vivencia , pero queda una faceta del ponente muy importante, la fundamental, pues seguro que para ser una mera voz lastimera no se hubiese movido de su casa, y es que a pesar de los pesares, aún  queda margen para la esperanza, y la estrategia a seguir exige paciencia, persistencia y defensa de lo que somos y hemos sido. No debemos quedarnos en la etiqueta, en la superficie, debemos profundizar en los contenidos y más en tiempos tan cambiantes y fluctuantes como los que vivimos donde hasta el mismo Neruda es cuestionado por las feministas. No podemos mirar para otro lado y menos responder al ruido con el silencio, sino con palabras, con argumentos y siempre dispuestos a  defender lo que somos y creemos y ante la VERDAD, con mayúscula, el máximo respeto. A esa tarea  nos invita.

A lo largo de la Historia ha habido muchos proyectos de ingeniería social y todos han sucumbido, se han desmoronado, caído,  así la mítica “Torre de Babel”. Ha sido siempre característica del ser humano querer ser más alto que la luna, y más en estos tiempos donde el hombre se ha convertido o quiere convertirse en dios, pero el espejo – según Ramiro- el mejor amigo del hombre, avisa y denuncia.

Antes de concluir estas letras que pretenden testimoniar mi  gratitud , me gustaría  sugeriros una lectura que considero básica para la defensa de nuestras esencias, que no es otra que la de los capítulos XLII y XLIII de la Segunda Parte del Quijote o  consejos de Don Quijote a Sancho antes de ser gobernador de la Ínsula, donde uno encuentra los pilares de la civilización cristiana expuestos por un hombre de mucho  mundo y aventuras, como fue  Cervantes, y  ya en su vejez;  pero , por si esto no fuera bastante, voy a utilizar una fuente más cercana,   las declaraciones efectuadas por  don Federico García Lorca al periodista de “El Correo de Galicia”, de Buenos Aires, un 22 de octubre  de 1933, don José Rodríguez Lence,  y que  a continuación os trascribo:

“ -¿Usted es español?
- Claro –nos contesta - : usted como buen gallego, me hace una pregunta con intención de gitano, y yo, como un gitano que soy le voy a contestar; porque los gitanos, a veces, también dicen la verdad. Español por encima de todo y de todos, y después amante fervoroso de cuanto tienen de personal y característico las regiones.”

 ¡Muchas gracias, don Jaime por sus palabras! Sepa que un “paisano” como usted siempre es bienvenido a estas tierras del Principado, donde uno de los suyos, el zumarragarra don Juan Ignacio Busca Sagastizábal  compuso la música del Himno de la Santina.

                                  José Antonio Noval Cueto.



martes, 13 de marzo de 2018

“Necesito una explicación…”


Siempre he dicho que hay mucha información que no se airea y que es muy necesaria, y esos contenidos los puede uno encontrar donde menos se espera, y especialmente en periódicos y revistas del pasado, que se acumulan polvorientas y envejecidas en los sótanos o buhardillas de muchas bibliotecas. Y digo todo esto porque se acercan las elecciones municipales del 2019 y nuevamente, después de casi ochenta  años del final de la Guerra Civil y casi cuarenta y tres de la muerte de Franco, la Guerra Civil vuelve a ser protagonista  y basta para ello leer la prensa y las propuestas de las diferentes fuerzas políticas – recientemente se pedían 213 millones de euros para resolver el problema del Valle de los Caídos-, con razón decía Gregorio Marañón que las consecuencias de una guerra civil duraban más de cien años - de la guerra de Filipinas ya no me acuerdo- . Hace ya unos años creí que el tema se había resuelto cuando un brillante alumno al contestar una pregunta sobre la novela de posguerra escribía  “guerra civil” con minúscula, pero estaba equivocado y es que siempre que se avecinan  las elecciones resurge, aparece, mueve sentimientos y votos, sin valorar sus consecuencias y sabiendo que , afortunadamente, los tiempos son otros.

 Los que no hemos vivido la guerra civil, pero sí conocemos  los testimonios de las personas que la sufrieron- con  sobresaltos continuos   ,  muerte cercana, temor constante -  sabemos de sus angustias y zozobras, del dolor y muerte sembrados,  de su resignado silencio y de su deseo que los tiempos cambiarán, fueran a mejor, y que de una vez por todos se calmara la bestia, se despejara el campo, reinase la paz.

Esa generación heroica silenció  su dolor, frenó su odio, sus quejas, soportó sus fracasos, sobrellevó sus frustraciones y engaños, coexistió, convivió y después de tanto penar, su único deseo fue que circunstancias como las vividas  no se repitieran  y que de una vez por todas   , a pesar de las diferencias, nos entendiéramos. Fue ese ambiente de reconciliación el que permitió que la Transición iniciara su travesía y  persista en la actualidad, a pesar de los pesares y de las ambiciones desmedidas de algunos y la inercia y frialdad de otros.

Nuevamente  aparece por el horizonte un temporal que en forma de crisis económica y corrupción  carga las escopetas del odio y convierte al adversario en enemigo, y la intolerancia se adueña de calles y plazas, personas e intenta hacerse con las almenas del Estado de Derecho.

Después de casi ochenta años de la Guerra Civil, después de leer a los historiadores de la España oficial y del Ruedo Ibérico , o a escritores como Pemán, Agustín de Foxá,  Gironella, Pla, Ramón J. Sender, Max Aub, Francisco Ayala…hace ya tiempo que , quizás por mentiras,  contradicciones, dudas, incoherencias …,  llegué a la conclusión de que : “ Vencidos: Todos…” Contenido de una placa conmemorativa que se  encuentra en  Mequinenza (Zaragoza),  enclave importante de la Batalla del Ebro.¿Culpables? ¿Todos? La  pregunta que me hago yo y otros muchos se hacen,  es si pudo o no evitarse la guerra, y aquí hay respuestas para todos los gustos, pero casi todos coinciden en que si no hubiera triunfado la revolución rusa del 17, no  hubiéramos sido un banco de pruebas, como insinúa Leonardo Padura en su novela “El hombre que amaba a los perros”.

Han pasado casi ochenta años y afortunadamente la situación actual de España no se parece nada a la de aquella época, pero detecto algunos peligrosos nubarrones  y es que hay fuerzas políticas más preocupadas de sus propios objetivos como partido   que del bien de todos los españoles  y esto debe ser motivo de preocupación.

Hace unos días me encontré con un artículo  publicado en ”La Región”, de Santander, un 19 de abril de 1934, titulado “García Lorca y Rafael Alberti, poetas opuestos”, cuyo autor omito,  del que entresaco los siguientes párrafos que dejó a consideración del lector por lo sorprendente de su contenido: “…García Lorca es el gran poeta, el mejor, que sabe interpretar el ocio burgués y servirlo en libros bien pagados por los explotadores del régimen capitalista. Sería inútil negar el talento poético de Lorca; pero lo que sí se puede asegurar es que sus “Bodas de sangre”, como su “Romancero gitano”, en estos momentos de feroz lucha de clases, como gustan a la burguesía, no pueden interesar a los trabajadores. Por lo tanto, García Lorca, por ser el mejor poeta de los burgueses, está frente a la clase proletaria, frente a nosotros…” ¡Sobran palabras! ¡Este era el ambiente de entonces! Por suerte ,hoy no tenemos ese grado de intolerancia y cerrazón.

                 José Antonio Noval Cueto.



sábado, 10 de marzo de 2018

¡Oye, cinco millones de “muyeres” en la calle…!



Hoy, por la mañana, en las céntricas calles de Oviedo, me cruce con dos personas de cierta edad y uno de ellos, en tono recio, quizás por problemas de sordera de su acompañante, le decía: ¡Oye, ayer, cinco millones de “muyeres” en la calle! Uso la palabra “muyeres” tal como la dijo el protagonista, no creo que sea necesario traducirla, todos nos entendemos. Este comentario asombroso, escueto y espontáneo refleja o sintetiza la noticia más importante del día, que no es otra que la primera huelga femenina de la historia que tuvo lugar ayer, día 8 de marzo o “Día Internacional de la mujer”. Acontecimiento que se celebró en todo el mundo, pero que por motivos muy complejos  y  de no fácil análisis-    donde más seguimiento y repercusión  tuvo fue en España.

En el inicio de la convocatoria tuve mis dudas del seguimiento y éxito de la misma, pero según pasaban los días ésta cobró fuerza, y la cifra de cinco o seis millones de seguimiento hablan por sí solas. Hoy, veinticuatro horas después tengo mis dudas sobre su repercusión de cara a un futuro próximo, cercano, y es que los datos son demoledores y basta para ello hacer un seguimiento del empleo femenino y su evolución desde los inicios de la crisis ,allá por 2008, hasta la actualidad, 2018, y uno se encontrará con estrategias empresariales consentidas, no denunciadas, que ponían a la mujer ante la situación de renunciar a su trabajo o asumir jornadas de trabajo impropia de una sociedad que se dice humana, lo que ha obligado a muchas a salirse del mundo laboral, con el serio quebranto económico que esto supone. Muchas de estas situaciones eran conocidas y consentidas por la cúpula sindical. ¿Cambiará esto a partir de mañana? …

Desde esta columna y en diferentes ocasiones se glosó la figura de la mujer, ya como madre ya como trabajadora, e incluso se alabó los esfuerzos que hacían muchas familias por tener hijos, niños de los que tan necesitados estamos, y basta para ello darse una vuelta por los pueblos del concejo.

Desde esta columna se denunció la hipocresía, las medias palabras, la ausencia de una verdadera política de conciliación laboral – que esto es algo más serio que conceder un mes más de lactancia- . Se recalcó que la propia sociedad debía prever , potenciar y premiar el relevó de la misma, pero fueron palabras huecas, y es que una sociedad que hace de la vanidad, del espectáculo su norma de vida, carece de solidez, de rigor, de coherencia. Sólo  piensa en el hoy, sin darse cuenta que el presente depende del pasado y condiciona el futuro. Ahora  , después de las equivocadas políticas antinatalista  de últimos de los 80 y principios de los 90, se aprueban planes específicos para mejorar nuestra demografía .

 Ayer parece que se abrió una esperanza, una ilusión, y la pregunta que me hago y que nos hacemos - los que ya peinamos canas   y conocemos o intuimos los intereses subterráneos que presiden y pululan por la vida española-  es la  de ¿cómo regular la voracidad económica de quienes hacen de ella su norma de conducta y reducen la persona a una mera cifra de la cuenta de resultados?

De todos depende que en esta sociedad deshumanizada y ruidosa que nos domina – pensar envejece- , se pase, juiciosamente de la propaganda a los hechos, pero, repito, razonadamente y no demagógicamente, que todos sabemos a donde lleva la mentira, la manipulación, la falsa promesa…De todos depende que la esperanza de ayer, no se convierta en desencanto mañana, y para ello se necesita una economía seria, estable, boyante y una gestión rigurosa que busque el progreso de todos, y que si una vez detectado y fundamentado el problema hay que tirar de “decretos”, que se haga, pero situaciones de esclavitud simulada que se viven en esta sociedad de consumo no pueden permitirse.

Seguro que habrá muchos ejemplos de lo que estoy diciendo, pero yo quiero centrarme sólo en dos, que según mi manera de pensar y creer, necesitan una atención preferencial, y así me refiero a muchas viudas, que de un día para otro pasan de solventes a indigentes, de dignas a indignas y todo por la drástica reducción del salario que entra en sus casas , o a la situación de desamparo de muchas familias con hijos deficientes. Algo impropio de una sociedad que se dice solidaria e igualitaria, y sin embargo, los más débiles de los débiles, los discapacitados,  no reciben los apoyos necesarios.

Uno que ha vivido situaciones de euforia colectiva en el inicio de la Transición política frente a la inercia actual. Uno que creyó que  la existencia de la televisión Privada facilitaría la objetividad informativa y la transparencia   y ve ahora las manipulaciones y tejemajes de algunas de ellas, que se permiten hasta airear noticias falsas y desestabilizadoras, teme que este estallido de la mujer quede en eso, en un mero estallido, una mera purga colectiva de conciencia, una etiqueta más  , mera propaganda, y es que todos sabemos que la sociedad y la política no siempre van de la mano.

De nuevo se demuestra que la información y la inspiración viene cuando menos lo piensa, y eso me pasó a mí, ayer por la mañana, en la calle Palacio Valdés, de Oviedo.

                             José Antonio Noval Cueto.