sábado, 18 de marzo de 2017

“Me voy acostumbrando a ti…”


Aunque no quiera, y es que siempre después de la dosis de prensa y el correspondiente capítulo del Quijote, me veo en la necesidad  de escribir, de comunicar  mis impresiones diarias  en este papel blanco que se convierte en tortura y testigo de mi vivir, y más cuando compruebo como hoy , con sorpresa no exenta de cierto desazón,  que muchas de las preocupaciones que me invaden ,  ya hallan cumplida respuesta en Don Quijote, concretamente en el capítulo  XXXII , de la segunda parte , cuando el Caballero de la Triste Figura nos dice que para ser gobernador no hacen falta muchas letras, ya que y cito :“ … hay por ahí ciento que apenas saben leer, y gobiernan como unos gerifaltes; el toque está en que tengan buena intención y deseen acertar en todo; que nunca les faltará quien les aconseje y encamine en lo que han de hacer…”, palabras muy oportunas para estos tiempos donde se producen mutaciones que a todos nos dejan sorprendidos, perplejos, así últimamente un empresario de éxito, Donald Trump , sin experiencia política - algo que siempre he considerado importante-  se ha convertido en el Presidente de la nación más importante del mundo. ¡Esperemos que acierte - aunque basarlo todo en asesores es mucho riesgo-   que a todos nos va mucho en el intento !

Según Cervantes, que algo sabía del tema, la clave está en las intenciones y en los deseos y son estas y éstos quienes me llevan a preguntarme por la realidad política española, ya que un día así y otra también aumenta la brecha que separa la llamada “España oficial “ de la “España real” con ejemplos tan alarmantes como los desahucios o ahora la gravosa y recaudatoria Ley de Sucesiones que ha tenido que reivindicar y trasladar al seno de la sociedad civil la valiente Clavelina. ¿Desconocían el problema o es que no les interesaba denunciarlo o no podían? ¿Por qué? Estas son las preguntas que nos hacemos y otras muchas que esperan respuesta y que el día menos pensado saldrán al exterior, como este invierno el problema de la tarifa eléctrica … Si no se toman medidas, si el Parlamento no respira el sentir de la calle no tiene que sorprendernos que se cuestione la labor de mediación que  los partidos políticos deben desempeñar en la sociedad y que es la raíz de su existencia, y es que  el pueblo,  por muy confiado o negligente que sea , no entiende que se tomen  medidas que  le perjudiquen o que se aplace la solución a sus problemas, y menos que situaciones tan complejos y de tanto calado económico como la de la estiba lleve tanto tiempo coleando y sin el lógico acuerdo que la realidad demanda; uno creía que esa técnica de guardar el expediente en el cajón de la mesa ya no se usaba . Problemas por resolver hay muchos, pero el principal y que acogota a muchas familias y las desespera es la falta de trabajo, así recientemente hemos sabido unos 7.750 asturianos han abandonado la región el año 2016 ; que el número de familias españoles que no trabaja nadie es  de 1.387.700 -  mejora el dato  en relación con el año anterior-   y hoy la cara trágica y triste de la realidad  es el cierre de dos clásicos y  excelentes restaurantes ovetenses como “Casa Conrado” y “La Goleta”.

Cuesta acostumbrarse a noticias  como estas  que alarman y que evidencian la carencia de liquidez que tenemos y la difícil situación que atravesamos, y es ahí donde debe palparse la responsabilidad política, la entrega total  en busca de soluciones para todos, ya  para los que trabajan y puedan seguir haciéndolo, ya para los que están en paro, sea cual sea su edad o situación, algo que a veces se olvida, quizás por aquello de que  no cotiza. Este debe ser el objetivo principal del Parlamento español, porque así lo han pedido reiteradamente los españoles siempre que les han preguntado, y a ello deben ir encaminadas  las principales  medidas y propuestas que se arbitren y todo sencillamente porque quien no tiene trabajo no es libre. Pero para ello es elemental querer - hay fuerzas que se abastecen de la desesperación y del cuanto peor, mejor, y son muchos los que antepone la pancarta, la ira al pan, al bienestar – después es imprescindible estar, asistir, trabajar, consultar, participar, debatir, acordar, decidir y mal pueden hacerlo los pluriempleados, los que quieren simultanear su trabajo profesional con una actividad política de la máxima responsabilidad como es la de diputado a Cortes - no hablamos de un concejal de ayuntamiento pequeño -   y ello por muchos motivos que serían prolijos de enumerar y lo que es más grave, de precisar y definir -   pero especialmente por aquello de que “quien mucho abarca poco aprieta”. En el momento en que escribo estas letras  cerca de treinta y cinco diputados han pedido esta compatibilidad sobre la que aún no se ha pronunciado el Congreso y entre estas personas tenemos a Pablo Iglesias, Carolina Bescansa, Rafa Hernando, Felisuco, Toni Cantó , la presentadora de la Tuerka Noelia Vera entre otros. Como vemos los peticionarios pertenecen a todas las tendencias ideológicas, menos socialistas, que se oponen. La profesión que más abunda es la de abogado, dieciséis, arquitectos, consultores, periodistas, arte y cultura, servicios... Una vez más se demuestra que cuando se trata de dineros, las diferencias se atenúan.

No quisiera acabar estas letras sin recordar las sabias palabras  del ilustre manchego cuando decía que “ Dulcinea es hija de sus obras…ya que las virtudes adoban la sangre “, y sin sumarme a la propuesta de la Universidad Autónoma de Méjico para que Don Alejandro Solalinde Guerra, Premio Derechos Humanos de Siero 2016,  sea el Premio Nobel de la Paz 2017. Un saludo.



                      José Antonio Noval Cueto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada